Pese a que puede parecer mentira, hay municipios en España que han conseguido no sumar víctimas en accidentes de tráfico en sus vías urbanas a lo largo de todo un año. Hablamos de ciudades con más de 100.000 habitantes o incluso 200.000, que han logrado algo que en absoluto se puede considerar una utopía. Alcalá de Henares (Madrid), L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) o Vitoria lo hicieron posible.

 

Según el experto en automoción Dekra, un total de 96 ciudades españolas de más de 50.000 habitantes consiguieron al menos en un año no registrar fallecidos por accidentes de tráfico. Este dato corresponde al período 2009-2012, el último analizado, y representa el 16% del total de urbes europeas que lo han conseguido. Sólo Reino Unido y Alemania, países más poblados que el nuestro, nos adelantan con 121 y 100 municipios, respectivamente. 

No obstante, España supera ampliamente a países de nuestro entorno como Francia o Italia, con unas 50 o 60 localidades cada uno. Sin embargo, éste no es nuestro único logro. Del total de ciudades europeas que han registrado cero víctimas en accidentes de tráfico urbanos durante los cuatro años que ha estudiado Dekra, un tercio son españolas. 

Lo cierto es que no hay una ciudad tipo que logre ese balance cero. Por ejemplo, hay once ciudades que han conseguido entre 2009 y 2012 no sumar víctimas por accidente de tráfico en sus vías. Son Getxo, Marbella, San Vicente del Raspeig, Viladecans, Cerdanyola del Vallès, Alcalá de Henares, Torrejón de Ardoz, Coslada, Fuenlabrada y Valdemoro. Entre ellas encontramos municipios de alto poder adquisitivo (Getxo), ciudades dormitorio (Fuenlabrada) y centros turísticos de primer orden (Marbella). 

Si pensamos en las 96 ciudades que han conseguido en al menos un año no registrar fallecidos por accidentes de tráfico, la mitad son de la Comunidad de Madrid y del arco mediterráneo, desde Murcia hasta Cataluña pasando por la Comunidad Valenciana. Si acaso el denominador común en muchos de los casos es que son poblaciones en torno a grandes ciudades, lo cual añade mérito al dato por el trasiego de vehículos entre unas y otras, o bien cercanas a la costa, con gran afluencia de tráfico por el turismo. 

Todo esto cobra especial importancia cuando en España, según la Dirección General de Tráfico (DGT), se registraron 52.222 accidentes en vías urbanas en 2013, con un saldo de 450 fallecidos, 4.900 heridos graves y más de 63.000 leves. Si bien nunca será posible dejar indefinidamente en cero el número de víctimas, sí puede reducirse e incluso tener años con ese balance.