París, en línea con la lucha contra la contaminación que están lidiando las grandes ciudades europeas, pondrá restricciones al uso de los vehículos diésel anteriores a 1997, que no tendrán permiso para circular por la Ciudad de la Luz los días laborables de ocho de la mañana a ocho de la

Asimismo, las motocicletas anteriores a mayo del 2000 tampoco tendrán permitida la circulación al periférico interior de la ciudad.

Mediante esta iniciativa las autoridades francesas prevén que alrededor de un 10% de los automóviles se les prohíba el acceso al centro de París.

Señalar que más de la mitad de los residentes de la capital francesa (54%) han apoyado la prohibición total de los vehículos diésel. No en vano, los principales problemas de contaminación que sufre París se debe a tu tráfico rodado.

Se trata de un plan que tendrá su apogeo en 2020, fecha en la que se prevé acabar con todos los coches de gasóleo.