Cesvimap celebró una nueva edición de su ciclo de conferencias sobre la posventa del automóvil bajo el título 'Presente y futuro del sector de la posventa 2015. Peritos, aseguradoras y talleres: interacción y confluencia'.

José Luis Gata, de Audatex, presentó la radiografía de la posventa, un clásico para comenzar las jornadas del sector, enmarcando con las cifras que ellos manejan a través de su herramienta de gestión de las reparaciones en los talleres, la actual situación.

 

Audatex estima el mercado actual, en su dimensión óptima, en 15.000 millones de euros con un parque que continuará envejeciendo a pesar del incremento de ventas del pasado año y el crecimiento previsto para este año y posteriores.

En este sentido, se augura que en 2017 habrá más de 16 millones de vehículos con más de diez años circulando por nuestras carreteras. Estos coches recorren cada vez menos kilómetros, pues casi cuatro veces menos recorre un vehículo con más de diez años que uno nuevo.

El 25% de las reparaciones de carrocería de 2014 se concentró en vehículos de entre seis y ocho años de antigüedad. A pesar de todo ello se estima que en 2016 se iniciará una etapa de crecimiento para el negocio de la posventa del automóvil. En cualquier caso el mercado está cambiando y lo hará drásticamente de la mano de las nuevas tecnologías y su implantación tanto entre los clientes como entre el propio parque de vehículos.

Tomás López, director senior para ventas, servicios y talleres de GT Motive, destacó por su parte que "es de gran importancia el tratamiento para los talleres, ya que de esta manera se conseguirá la rentabilidad y podrá llegar a ser un negocio sostenible, basado en procesos/seguimiento, tecnología/equipamientos e imagen/marketing".

En Europa los talleres empiezan a ser eficientes, con un menor coste y sin menoscabar la satisfacción del usuario. Asimismo, en España el sector del taller debe acometer una verdadera reconversión y adaptarse a los nuevos retos". Para López, los puntos clave para favorecer un mayor avance son las mejoras de la eficiencia y la gestión avanzada del negocio para lograr la rentabilidad.

Alex Sánchez, perito de seguros del automóvil, tras describir su función, partió de una base: aseguradoras y reparadores buscan la satisfacción del cliente con la mayor rentabilidad posible. Allí surge el problema y el perito intenta justipreciar con una valoración independiente. Son también conscientes que hay talleres que les acusan de defender los intereses de la aseguradora aunque, como profesional, lo niega.

Respecto al direccionamiento de talleres, puede ser una prerrogativa de quien paga, pero el perito entiende que eso va en contra de la libre competencia. Otros temas candentes son la utilización del recambio alternativo, la detección del fraude por los peritos o el coste medio de la reparación contemplado por la aseguradora.

Para evitar los conflictos que se derivan por el hecho que el perito se encuentre entre taller y aseguradora debe tener una ética de comportamiento que ampara Apcas como organización asociativa de los peritos. De hecho, el taller no debe ser considerado como el perito del asegurado, desde su punto de vista esa es una función que puede y debe ser contratado por el perito.

El perito cobra más cuanto mayor sea el valor de la reparación, lo que se contradice con que se le pida optimizar el coste de la reparación.

Recordemos que el perito en España depende de Industria mientras que en Francia dependen de Interior por considerar que su trabajo está ligado a la seguridad vial, lo que parece más garantista.

Enrique Flores, director general de Verti, recalcó que un 80% de lo que una aseguradora ingresa por cuotas de seguro se va en costes de reparación. Para ello la aseguradora debe mejorar su gestión y facilitar la mejora de la rentabilidad de los talleres.

El 83% de los clientes contratan Talleres Verti conlleva un 70% de redireccionamiento, clave para obtener la rentabilidad de la aseguradora pues es la forma de conseguir un buen precio que trasmitir a sus clientes.

A su red de talleres le piden reducción de costes medios a base de concentrar la mayor cantidad de reparaciones en unos pocos talleres en los lugares de concentración de su cartera de clientes. El taller consigue más trabajo a cambio de su esfuerzo en reducción de costes.