La venta de vehículos en Portugal aumentó un 11,7% en 2013 respecto al curso anterior, año que registró el peor dato en casi tres décadas, indicó la Asociación del Automóvil de Portugal (ACAP).

Pese a este crecimiento, el mercado se encuentra "aún por debajo" de los niveles de años anteriores a 2011. En total se vendieron 126.684 turismos de pasajeros y comerciales. Por su parte, el canal de vehículos pesados aumentó hasta las 2.562 unidades, un 21,1 %.

Remarcar que el 2012 fue un año "anormalmente bajo" para el sector, pues se alcanzaron las peores cifras desde 1985, con unos 95.290 turismos vendidos, un 37,9% menos que en 2011.

Las caídas arrastraban todavía los efectos del repunte extraordinario de ventas de 2010, debido al inminente fin de los incentivos fiscales del Gobierno portugués para la sustitución de vehículos antiguos.

A pesar de la crisis, ese año se comercializaron 223.491 vehículos, convirtiendo a 2010 en el mejor en ventas desde 2002, cuando se compraron 228.574 unidades.

En 2011 y 2012, los efectos de esas elevadas ventas se sumaron a la contracción del mercado automovilístico por la coyuntura económica, provocando pronunciados descensos de ventas (31% y 41%, respectivamente).

Por su parte, las matriculaciones en Francia se situaron en 1,79 millones de unidades durante el pasado curso, con un descenso del 5,7%, desveló el Comité de Constructores Franceses de Automóviles (CCFA).

En este sentido, a lo largo de diciembre, las ventas de turismos y todoterrenos en Francia alcanzaron las 175.336 unidades, lo que se traduce en un incremento del 4,2% en comparación con el mismo mes del ejercicio precedente.

Renault cerró 2013 como líder del mercado francés con un total de 337.611 vehículos comercializados y un leve descenso del 1,7%, mientras que la segunda posición fue para Peugeot, con 289.593 unidades (-5,2%). Citroën se situó en tercer lugar con 238.321 (-10,6%).

De igual modo, las matriculaciones en el mercado alemán se situaron en 2,95 millones, con un descenso del 4,2% según cálculos de la Autoridad Federal del Transporte a Motor de Alemania (KBA, por sus siglas en alemán).

Las principales firmas del segmento Premium teutón experimentaron caídas en sus entregas, como es el caso de BWM (5,8%), Mercedes-Benz (1,4%) y Audi (5,5%), mientras Porsche aumentó un 1,4% sus ventas.

Opel redujo un 2,9% sus matriculaciones en Alemania durante 2013, al tiempo que Volkswagen registró una rebaja del 4,6%. Land Rover, uno de los grandes beneficiados, incrementó sus números en un 30,1%. Jaguar, un 11,8%.

Remarcar que las entregas de coches compactos acapararon en Alemania el 25,3% del conjunto de matriculaciones, permitiendo que Volkswagen mantuviera la primera posición de ventas, con un 21,8% del mercado total.