La mayor parte del sector en la provincia de Málaga "ha solicitado o va a solicitar" un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) ante el estado de alarma decretado por el coronavirus, afirma el presidente de la Asociación Malagueña de Automoción, Carlos Oliva.

"El sector está pasando un momento difícil porque, como otros, hemos tenido que cerrar la mayoría de los negocios al estar limitada la movilidad de los clientes y para garantizar la seguridad de los trabajadores", declara Oliva a Europa Press, destacando también que ya se han solicitado ERTE por parte "de un alto porcentaje" de los concesionarios y talleres.

El sector, que aglutina a 5.000 trabajadores de 1.800 empresas en la provincia malagueña, "venía de un año complicado en ventas, con un descenso importante de las matriculaciones, por lo que hay preocupación", recoge Málaga Hoy.

“Al igual que en otros sectores, si la duración de la crisis es muy larga puede dar una situación complicada", por lo que el presidente considera que en su momento habrá que demandar por parte de las autoridades "algún plan de rejuvenecimiento del parque para que vuelva a poner en marcha el sector, porque si no se va a complicar mucho el mantenimiento de empleos y empresas como está ahora".

Igualmente, Carlos Oliva destaca, además del trabajo directo que genera el sector de la automoción en Málaga, el indirecto, "porque de nosotros depende una industria auxiliar, como la de recambios o la de lavado de vehículos".

Cabe destacar, por otro lado, que en la mayoría de los negocios se ha dejado un teléfono o correo electrónico de contacto para casos de emergencia o problemas graves de vehículos, como ambulancias o de policía.