En el segundo día de actividad tras la declaración del estado de alarma por el coronavirus, la actividad de posventa ha ido disminuyendo progresivamente y se prevé que sea prácticamente nula en los próximos días. Desde Ancera entienden que “el sector necesita un mensaje único por parte del Ejecutivo tras las diferentes acciones llevadas a cabo por las autoridades en las comunidades autónomas, provincias y municipios españoles en cuanto a la apertura, o no, de los establecimientos de venta de recambios para/y talleres”.

“Somos conscientes de lo que se decreta con el estado de alarma”, indica la patronal en un comunicado. “Hemos hecho llegar al Ministerio de Industria y Comercio, Transporte, e incluso a Sanidad, que nuestra única finalidad es poder dar los mejores servicios en el suministro de piezas de recambios a talleres para la mejor reparación de vehículos, los cuales son necesarios para poder circular, y poniendo el foco en aquellos esenciales, como son los vehículos de emergencias, seguridad o aprovisionamientos”.

Sin embargo, el sector no tiene todavía una respuesta oficial al respecto. “Sólo nos podemos basar en las prácticas decretadas sobre nuestra actividad ayer y hoy (16 y 17 de marzo)”, reconocen desde la asociación.

“La prioridad para el comercio de recambios debe ser velar por la salud de nuestros trabajadores y de nuestros negocios. Por esta razón, una vez decretadas las medidas establecidas en el Consejo de Ministros, Ancera analizará de forma exhaustivas todas las posibilidades para la mejor supervivencia de nuestro sector”, señalan desde la patronal.

Igualmente, Ancera entiende que existen actividades de primera necesidad que deben cubrirse desde el punto de vista de las reparaciones y el suministro para tales reparaciones, como es el servicio a vehículos de emergencias sanitarias, de seguridad o de abastecimiento, entre otros. “Por esta razón, nuestro sector será socialmente responsable y estará al servicio de la sociedad, del Estado y de los talleres con un servicio de urgencia para prestar los servicios fundamentales”.