National Electric Vehicle Sweden (NEVS), una compañía creada ex profeso para la compra de SAAB y formada por inversores chinos (National Modern Energy Holding), japoneses (Sun Investment) y suecos, ha adquirido las instalaciones productivas de Saab en Trollhaettan y los derechos de propiedad intelectual del modelo 9.3, de Saab Automobile AB y sus filiales, en situación concursal desde finales del pasado año.

La operación, cuyo importe no se conoce,no incluye la filial de piezas, recambios y posventa, denominada Saab Automobile Parts ni los derechos de propiedad del 9-5 ni del 9-4X. Saab Automobile Parts no está afectada por el proceso de quiebra de Saab, sino que está bajo tutela del Gobierno sueco.

NEVS quiere convertir Saab en un fabricante de coches eléctricos, fabricando desde Trollhaettan para un mercado global. Sin embargo el foco de sus ventas estará en el mercado chino. Su primer modelo estará basado en el Saab 9-3. Proyecta su lanzamiento para finales del 2013, comienzos del 20114.

La compañía automovilística Saab Automobile Spain se ha apresurado a hacer público que seguirá prestando servicio, tanto de posventa como de recambios, a los propietarios de los más de 60.000 Saabs que circulan por las carreteras españolas.

Más información