La Unidad de Policía adscrita a la Junta de Andalucía ha intensificado la campaña contra los talleres mecánicos ilegales con la realización de un total de 1.407 inspecciones durante el pasado ejercicio, 168 más que en 2013. Como consecuencia de las actuaciones inspectoras, los agentes levantaron 312 actas de denuncia.

 

La inspección de los talleres mecánicos es una de las competencias del Cuerpo Nacional de Policía adscrito a la Comunidad Autónoma para verificar el cumplimiento de las normativas administrativa y medioambiental vigentes.

Así, la Policía de la Junta se ocupa en sus inspecciones de comprobar la vigencia de los permisos y licencias para el ejercicio de la actividad en estos establecimientos de reparación de vehículos, además de verificar si hay un adecuado tratamiento de los residuos tóxicos que se generan en los talleres como aceites y otros líquidos que pueden suponer un riesgo para el medio ambiente y la seguridad de las personas.

Las infracciones más frecuentes denunciadas durante el pasado año por la Policía Adscrita en los talleres mecánicos andaluces fueron la carencia de una licencia municipal para ejercer esta actividad y no estar inscrito el propietario del establecimiento en el Registro de Pequeño Productor.

Las otras infracciones más denunciadas por los agentes autonómicos fueron las relacionadas con el medio ambiente, por incumplimiento de la Ley 7/2007, de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental, fundamentalmente la mezcla de diferentes categorías de residuos peligrosos, la mezcla igualmente de residuos peligrosos con otros que no tienen tal consideración y la entrega, venta o cesión de esos residuos contaminantes a un gestor no autorizado.