Sernauto, Asociación Española de Fabricantes de Equipos y Componentes para Automoción, presenta la primera 'Agenda Estratégica de Componentes 2020' con el objetivo de exponer la contribución del sector de fabricantes de equipos y componentes para automoción al conjunto de la economía y la sociedad española, hacer patentes los retos que afronta y proponer iniciativas que faciliten su desarrollo y mejora en los próximos años.

 

La Agenda pretende servir de base para que empresas y Administraciones Públicas trabajen de forma coordinada en el desarrollo de un plan de acción, a medio y largo plazo, que contribuya al fortalecimiento de la industria de fabricación de equipos y componentes en España y potencie su aportación al conjunto de la economía.

Sin duda, el sector de fabricantes de equipos y componentes para automoción es muy relevante dentro del panorama industrial español, y juega un papel clave en la industria de fabricación de vehículos. Tiene un peso fundamental en la cadena de valor del vehículo, contribuyendo en torno al 75% del valor total del mismo.

Realiza una importante contribución a la economía española por su tamaño, interrelación con otros sectores, facetas exportadora e innovadora y contribución al empleo.

- Ocupa una posición relevante en la industria generando, en 2014, 7.200 millones de euros de VAB (Valor Añadido Bruto), más de la mitad del sector de automoción y equivalente a un 4,3% del VAB total de la industria.
- La actividad industrial del sector aporta fiscalmente ~4.600 millones de euros en IRPF, Seguridad Social, IVA e Impuesto de Sociedades.
- Genera un fuerte efecto multiplicador sobre la actividad económica: por cada euro de demanda de productos del sector se generan 3,1 en el conjunto de la economía, uno de los ratios más altos de toda la industria.
- Exporta ~60% de su producción (~82% si se consideran los componentes instalados en vehículos exportados), contribuyendo en ~1.400 millones de euros a mejorar la balanza comercial del país en 2013.
- Genera empleo de calidad, bien remunerado y distribuido por el territorio nacional.
- El sector de componentes está muy comprometido con la innovación dada su fuerte base tecnológica y la necesidad de mantener su competitividad a nivel mundial. En 2014 la inversión fue de 905 millones de euros en I D i, el 3% de su facturación.