La industria española de equipos y componentes de automoción representada por Sernauto, en colaboración con la europea Clepa, ha presentado en Bruselas las diversas soluciones tecnológicas producidas en el país en favor de la reducción de emisiones de CO2 y que contribuyen a la descarbonización del transporte por carretera en la Unión Europea.

Así se ha transmitido durante un desayuno organizado el 10 de enero por Pilar Ayuso, miembro del Parlamento Europeo, con eurodiputados españoles, representantes de empresas de la Junta Directiva de Sernauto como Bosch, CIE Automotive, Gestamp, Grupo Antolin y Valeo.

En el encuentro se han dado a conocer los desarrollos que se están llevado a cabo en esta línea como la gestión térmica, la mejora de la eficiencia del sistema de propulsión y el aligeramiento de peso de componentes y estructuras, así como el aprovechamiento de recursos materiales y energéticos. Se hizo hincapié en la necesidad de tener en cuenta todas las opciones tecnológicas en la próxima legislación sobre CO2 para automóviles y furgonetas.

El Parlamento Europeo y el Consejo de los Estados miembros van a iniciar la tramitación de una nueva propuesta legislativa para reducir las emisiones de los automóviles en el periodo 2020-2030. Esta legislación tendrá un gran impacto en la industria europea de automoción.

Tal y como ha indicado Pilar Ayuso, “España tiene una extensa historia como país automovilístico relevante en Europa, con plantas de fabricación arraigadas en todo el país que fomentan la innovación y proporcionan empleos altamente cualificados. Ha sido muy interesante aprender qué puede hacer la tecnología y cómo Europa puede aprovechar las fortalezas de su industria para abordar los problemas ambientales”.

Por su parte, José Portilla, director general de Sernauto, señalaba que “el sector de equipos y componentes para automoción es clave para el tejido económico de España y exporta sus productos a todo el mundo. Para mantener el liderazgo tecnológico de la UE y la competitividad de los proveedores de la industria del automóvil es importante que Europa siga teniendo un marco legislativo ambicioso pero neutral”.

En palabras de Sigrid de Vries, secretaria general de la patronal europea, “Clepa pide al legislador que mantenga la mentalidad abierta hacia todas las opciones tecnológicas y proporcione un marco político que promueva la innovación en Europa. No existe una solución única para alcanzar los objetivos de eficiencia energética y reducción de emisiones de CO2: automóviles, furgonetas, motocicletas, autobuses y camiones proporcionan diferentes soluciones para la movilidad, por lo que los clientes deben tener la oportunidad de elegir la combinación tecnológica que mejor se adapte a sus necesidades”.

Clepa considera que la propuesta de CO2 para automóviles nuevos es muy exigente y enfatiza que el enfoque debe centrarse en cómo se deben cumplir los objetivos, mitigando el impacto que pueda tener en la economía y la sociedad. La electrificación, las tecnologías híbridas, los combustibles alternativos y sintéticos, las ecoinnovaciones y otras soluciones para aumentar la eficiencia energética juegan un papel relevante en un planteamiento político integrado que abarca también los incentivos del mercado, el mix energético y las inversiones en infraestructuras.

Los fabricantes de equipos y componentes proporcionan hasta el 75% del valor del vehículo, invirtiendo más de la mitad de la I D dedicada a automoción en la UE (más de 22.000 millones de euros al año). En España, el sector facturó más de 34.000 millones de euros en 2016 con un total de 343.500 empleos directos e indirectos, con una inversión del 4% de su facturación en I D i.