El “Noveno Bosque Sigaus” verá la luz en la primavera de 2020, gracias al acuerdo entre el Ayuntamiento de Toledo y Sigaus, el sistema encargado de gestionar el aceite industrial usado en España. Este acuerdo se ha plasmado a través de un convenio firmado entre Milagros Tolón, alcaldesa-presidenta del Consistorio, y Eduardo de Lecea, director general de Sigaus.

La plantación estará ubicada en una parcela de 33.127 metros cuadrados, en el barrio de la Legua, y contará con 1.000 árboles de la especie Pinus halepensis (pino carrasco), una de las especies más eficientes a la hora de compensar los gases de efecto invernadero, ya que puede llegar a absorber 31 kg de CO2 por árbol en los primeros 20 años, según datos del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Además de contribuir a mejorar la calidad del aire, este nuevo espacio verde proporcionará zonas de sombra y disfrute para los vecinos del municipio.

El “Noveno Bosque Sigaus” dispondrá de dos carteles identificativos que, además de delimitar su ubicación, informarán a los viandantes de que la plantación es fruto del acuerdo alcanzado entre Sigaus y el Ayuntamiento de Toledo, así como de los beneficios ambientales que se podrán obtener gracias a este bosque urbano.

sigaus bosque toledo 2

Además de financiar la plantación, Sigaus se encargará de instalar un sistema de riego por goteo para posibilitar su subsistencia durante sus primeros años de vida, y repondrá los ejemplares que sean necesarios, una vez finalizada la época estival posterior a la plantación, hasta completar los 1.000 árboles plantados inicialmente.

Gracias al proyecto de Responsabilidad Social Corporativa “Bosques Sigaus”, que inició su andadura en el año 2012, Sigaus ha plantado 8.000 árboles repartidos en los ocho de los Bosques que existen actualmente, situados en las localidades madrileñas de Alcobendas, Majadahonda, Las Rozas, Coslada, Leganés, Collado Villalba, Colmenar Viejo y Villalbilla.

A través del proyecto “Bosques Sigaus”, la entidad no sólo contribuye a compensar las emisiones de CO2 y a luchar contra el cambio climático, sino que también hace partícipes a los ciudadanos de la necesidad de proteger el medio ambiente, además de aportarles nuevas zonas verdes que mejoran su calidad de vida.