Stuttgart, sede de Mercedes-Benz y Porsche, ha empezado a prohibir los diésel a partir del 1 de abril. Según informa La Sexta, aunque habrá una 'zona verde' en la cual los Euro 4 (y anteriores) no podrán circular ni tampoco aparcar, habrá excepciones para comerciantes y repartidores de mercancía. Esta prohibición se hace efectiva después de que la ciudad ya lo intentara por primera vez el año pasado.

Aunque de momento los Euro 5 están a salvo, en los próximos meses se podría valorar ampliar la prohibición también a estos últimos, dependiendo de los resultados que se desprendan sobre el estudio de sus emisiones, algo que se conocerá a mediados de este mismo año.

Según Svenja Schulze, ministra federal de Medio Ambiente, Protección de la Naturaleza y Seguridad Nuclear, "los clientes están pagando por los enormes errores de la industria del automóvil. Cuanto más se alargue equipar los diésel antiguos con hardware (para reducir las emisiones contaminantes), más probables serán las prohibiciones".

Stuttgart se suma así a otras ciudades alemanas como Frankfurt, Berlín o Hamburgo, que ya cuentan con restricciones (en distintos niveles) a la circulación de coches diésel.