España genera cada año una media de 150.000 toneladas de aceites usados procedentes de vehículos y maquinaria industrial. Si su gestión es inadecuada puede provocar graves daños medioambientales, debido a que se trata de un residuo peligroso con gran poder de contaminación.

Su eliminación por incineración incontrolada o vertido afecta seriamente a la calidad del aire, así como al agua y al suelo. Sin embargo, si ha sido correctamente extraído y almacenado puede ser valorizado en su totalidad, aportando importantes beneficios medioambientales en cuanto al aprovechamiento de los recursos contenidos en el aceite usado, ya sean materiales o energéticos, suponiendo un importante ahorro de materias primas.

En España, Sigaus es el sistema integrado de gestión (SIG) que se encarga de garantizar la recogida y el correcto tratamiento de los aceites industriales usados que se generan en todo el ámbito nacional.

El pasado año recuperó y gestionó 129.663 toneladas de este residuo, un volumen que equivale a la recogida de 525 toneladas diarias, es decir, 58 camiones cisterna de tipo medio (con una capacidad de 10.000 litros) cada día.

Esta cantidad de residuo recogido corresponde al 46,98% del aceite industrial puesto en el mercado español por las empresas adheridas a Sigaus, un total de 276.025 toneladas comercializadas por 163 compañías.

Estas empresas son fabricantes o importadoras de aceites industriales y a través del SIG cumplen con las obligaciones del Real Decreto 679/2006, que regula la gestión de aceites industriales usados en España.

Esta normativa obliga a toda empresa responsable de la primera puesta de aceite industrial en el mercado nacional - ya sea fabricante, comercializadora, importadora o adquiriente intracomunitario - a garantizar y financiar la correcta gestión del residuo que se genera tras el consumo de los aceites industriales.

La totalidad de estos aceites usados recuperados fueron 100% valorizados y destinados a distintos procesos de tratamiento. Cumpliendo con la prioridad establecida por la legislación medioambiental (Real Decreto 679/2006), se trataron mediante procesos de regeneración 81.955 toneladas. Esta cantidad representa el 65,5% del total de aceites usados regenerables.