Tras la presentación de Madrid 360 por parte del alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, desde Fenadismer no han tardado en poner de manifiesto que, pese a las modificaciones introducidas sobre Madrid Central al plan anterior, lo cierto es que el nuevo proyecto no resuelve la prohibición de que las furgonetas sin distintivo ambiental puedan acceder a Madrid Central a partir de enero de 2020, medida que afecta al 20% de las furgonetas y pequeños camiones de reparto que diariamente acceden a la capital.

Ante esta realidad, desde la organización no dejan de solicitar al Ayuntamiento el establecimiento de un periodo transitorio de adaptación más largo, “teniendo en cuenta las elevadísimas inversiones económicas que conlleva la renovación de la flota actual, la escasez del mercado de vehículos propulsados por energías alternativas en el sector del transporte de mercancías, así como la nula existencia de puntos de recarga en la vía pública”, informan nuestros compañeros de Todotransporte.

En lo que se refiere a los vehículos de transporte y reparto de mercancías, además de las limitaciones de horario establecidas para realizar las labores de carga y descarga, uno de los aspectos más preocupantes es la exigencia de la utilización de vehículos de menor emisiones en dicha Área, en concreto mediante la prohibición de que los vehículos de menor tonelaje (principalmente furgonetas y camiones pequeños) puedan acceder a dicha Area central a partir del próximo mes de enero.

Sin embargo, en el nuevo proyecto municipal de lucha contra la contaminación, denominado Madrid 360, Fenadismer critica que “no se ha previsto ninguna medida para flexibilizar el calendario de renovación de las flotas de transporte, con el agravante de que la aprobación del nuevo proyecto municipal y la consiguiente modificación de la Ordenanza de Movilidad no se producirá hasta bien entrado 2020”.