El 2º Congreso Fórum Conocimiento de Grupo Peña finalizó, en cada convocatoria, con una segunda sesión plenaria, vespertina, protagonizada por una mesa redonda sobre la relación de los talleres con las aseguradoras y una última ponencia sobre el coche conectado. La mesa redonda, moderada por Raúl González, contó, en cada uno de los dos ciclos del congreso, con la participación de tres empresarios ejemplares del taller de chapa y pintura, de lugares y perfiles diferentes, pero igualmente orientados a ser eficientes y rentables procurando la mejor experiencia posible de cliente.

El objetivo de la mesa era aproximarse a la relación que los talleres mantienen con las aseguradoras de forma crítica pero constructiva, analizando las expectativas mutuas de reparador y compañía y el papel del cliente automovilista, para finalmente identificar las mejores prácticas que contribuyen a maximizar poder de negociación de los reparadores. Participaron en la mesa del primer ciclo: Antonio Rubio, de Talleres Grúas del Sur (Fuengirola, Málaga); David Moreno, de Mulhacén Car Service (Granada) y Enrique Cruz, de Cruzysan (Aguilar de la Frontera, Córdoba). Compartieron su visión del mercado y mejores prácticas en la mesa del segundo ciclo: José Luis Segura, de Segurauto (Arahal, Sevilla); Francisco Manuel Ruz, de RyM (Los Rosales, Sevilla) y Manuel Morillo, de Autos Morillo (Campillo, Málaga).

Las principales conclusiones de ambas mesas fueron que no todas las aseguradoras ni todos los talleres son iguales, y que un taller más eficiente y preparado y que ofrece una mejor experiencia de cliente capta más trabajo procedente de la aseguradora y tiene más poder de negociación, en definitiva, está en mejores condiciones de negociar con el perito de la aseguradora. Los gerentes participantes en ambas mesas señalaron que, si estás preparado, no ya para rebatir al perito sino para anticiparte presentando una pre-peritación, en el 90% de las intervenciones se llega a un acuerdo que suele ser justo, con cesiones por ambas partes. “Sólo el 10% de las reparaciones nos dan problemas, y generalmente se centran en las aseguradoras low-cost”, explicó uno de los reparadores.

Además, los intervinientes coincidieron en señalar la importancia de tener una buena relación (“un trato cercano”) con el perito y “hacerse valer” ante la compañía de seguros. “Si un perito tiene que reducir costes medios en su cómputo global, los mejores talleres siempre va a salir más reforzados frente a otros, y ellos saben que somos buenos talleres”, añadieron.