Para Altayr, Asociación Laboral de Talleres y Recambistas, las valoraciones de las compañías aseguradoras son una de las principales “batallas” de clientes y talleres que, en ocasiones, terminan en el juzgado. “Pero no todos los afectados por un siniestro dan el paso de demandar, bien por el tiempo que ello supone, bien por falta de solvencia, bien por miedo... A pesar de que el resultado suele ser positivo para ellos”. En este sentido, una de las principales peticiones de Altayr es la independencia de las peritaciones.

Uno de los últimos casos de éxito que cita la asociación en su página web comenzó el 13 de febrero de 2018, cuando un vehículo parado en un semáforo en rojo fue colisionado por otro, asegurado por Mapfre España, que sin avisar se desplazó hacia atrás.

Línea Directa, la compañía del afectado, valoró los daños en 450,47 euros y su perito encomendó al taller asociado a Altayr a utilizar piezas de otra marca. Una práctica que, según la asociación, “no siempre es la mejor opción y que debe estar sujeta a la autorización expresa del propietario del vehículo, si bien los peritos de las aseguradoras a menudo animan a los talleres a ocultar dicha información al cliente para evitar 'problemas' con la compañía”.

Cliente y taller se negaron a aceptar tal valoración y recurrieron a una peritación independiente, que se fijó en 2.615,78 euros. Desde Altayr informan de que las gestiones amistosas fueron infructuosas teniendo en cuenta que a ambas partes las separaba una diferencia de 2.165,31 euros.

Así, se presentó la correspondiente demanda el 8 de febrero de 2019, a la que Mapfre respondió alegando, entre otras cosas, daños mínimos en el vehículo del demandante, que éste sobrepasaba los diez años de antigüedad o que las facturas presentadas eran muy posteriores al accidente.

Sin embargo, el pasado 1 de octubre de 2020 se le notificó al abogado de Altayr que el Juzgado de Primera Instancia nº 20 de Sevilla condenaba a Mapfre España a pagar los 2.615,78 euros reclamados, los intereses desde la fecha del siniestro hasta el pago completo y las costas procesales.

Desde la asociación afirman que seguirán trabajando “para que las aseguradoras cumplan con la ley y, de este modo, los clientes disfruten de una correcta reparación de sus vehículos y los talleres puedan realizar su trabajo como corresponde”.