El fabricante de pinturas Axalta Coating Systems ha cesado su producción en Venezuela por la “situación económica y política” que atraviesa la nación petrolera, informa Reuters citando fuentes de la empresa, que tomó la medida después de que meses atrás desconsolidó de sus resultados globales las operaciones que llevaban adelante en el país sudamericano.

La salida de Axalta se produce en medio del desplome general de la industria venezolana del automóvil, después de que la estadounidense General Motors también abandonara el país este año, tras no producir vehículos por falta de materia prima importada.

“Las compañías como la nuestra tienen que tomar a veces decisiones difíciles que reflejen las necesidades cambiantes del mercado. La decisión de cambiar nuestro modelo de operaciones se basa en la actual situación económica y política de Venezuela”, ha indicado la compañía, que, en adelante, tienen previsto atender a sus clientes venezolanos bajo un “modelo de importaciones”.

Un cartel colgado en la puerta principal de su única planta ubicada en la ciudad central de Valencia informaba a sus 174 trabajadores sobre la decisión. “Nos ha pillado por sorpresa”, expresaba Oscar Morillo, un representante del sindicato, mientras que otro empleado ha señalado que la empresa venía reduciendo su producción en medio de la prolongada recesión económica que vive el país y la dificultad para acceder a divisas en medio del control de cambio que rige en la nación.