Esta circunstancia es importantísima si rememoramos tiempos pasados, cuando eran necesarios más de un operario para el empleo de una bancada. Los bancos de tiro solucionaron este inconveniente.

En su momento, las mini-bancadas fueron diseñadas para llevar a cabo trabajos de escasa deformación, con la idea de amortizar un segundo y hasta tercer mini-banco. Se componen de un banco pequeño con sistema de elevación automático, un sencillo y rápido brazo de tiro y un método de medición digital que comprueba el enderezado y respeta las medidas de origen de la carrocería.

Su función es la reconstrucción de vehículos que hayan sufrido algún tipo de siniestro, al estar formadas por una estructura de vigas que pueden instalarse al nivel del suelo o elevarse mediante sistemas hidráulicos, paralelogramos o pantogramos.

A día de hoy este instrumento proporciona al operario la posibilidad de efectuar una medición adecuada de la carrocería siniestrada, para plantear los tiros y contratiros necesarios que logren la conformación del vehículo en el menor tiempo posible. No en vano, el amarre y la medición se fundamentan en una serie de utillajes que se adapten a cualquier modelo de automóvil.

Más modernos

La definitiva incorporación de la informática está siendo determinante en el desarrollo de los modelos actuales: las mini-bancadas ahora son rápidas, precisas en las medidas y sencillas en el amarre.

La informática, aplicada a la línea de medidores electrónicos, ha mejorado sustancialmente el nivel de calidad de las bancadas. Además, permite disponer de la máxima información en un pequeño espacio de tiempo.

El objetivo debe ser aumentar el nivel de conocimiento (sistemas de medición, nuevas tecnologías, optimización de procesos,…) y obtener el máximo rendimiento. En el futuro (hoy) la medición de los bancos será (es) digital: todo avanza y los operarios cada vez tienen que estar más preparados para el manejo de este tipo de equipos.

Launch (Grupo Circuit) opina que es necesaria una progresión en la búsqueda de nuevas fórmulas de adquisición de datos para darle mayor rapidez, tanto en el diagnóstico como en la reparación.

Señalar, no obstante, que la función básica de una bancada sigue siendo la misma. Las mejoras más relevantes se aprecian en los medidores electrónicos (digitales), que son capaces de detectar deformaciones en las carrocerías sin necesidad de desmontar elementos del vehículo.

Las medidas - que visualizamos en el motor incorporado - benefician la labor del profesional, que ahora manipula con acierto el grado de los tiros. Esto permite corregir inmediatamente las desviaciones exigentes.

Mercado

“La crisis ha afectado de forma importante, principalmente debido a que se trata de un producto con un precio elevado y la financiación es difícil de conseguir”, reflexionan desde Launch, que apunta también la reducción de coches en el taller para grandes reparaciones.

Para esta firma, el futuro a corto plazo es bastante negativo, “salvándose a pequeña escala el segmento de las mini-bancadas”. A largo plazo tampoco vaticina mejoras, sobre todo por el estado general del país y en particular de nuestro mercado. “Vamos hacia trabajos minimalistas con predominio de las reparaciones de pequeños golpes, puesto que al descender las posibilidades económicas del consumidor final, bajarán los trabajos de mayor coste”, sentencian.

Más optimistas se muestran en Reauxi, que recalcan que los bancos de tiro rápido han tenido y tienen una venta excelente por la relación calidad-precio. “Creemos que a corto plazo seguiremos con la misma tendencia”, pronostican.

En Industrias Mecánicas Guillén también ha afectado la coyuntura económica, “especialmente desde que empezaron a entrar equipos asiáticos, que se venden a muy bajo costo”. Se lamentan a continuación que los compradores no se fijen en el servicio posventa, debido a que “la mayor parte de lo que se está vendiendo no tiene un respaldo para dar soluciones en mantenimiento y posibles averías”.

Una postura parecida exponen en Bench Ibérica, que estima una reducción grande en la reparaciones de magnitud. Por último, en la reparación rápida, en palabras de Reauxi, sí es un negocio rentable, pues son reparaciones que no suelen ser muy caras.

Launch (Grupo Circuit)

Launch, una de las firmas más destacadas del sector, posee la mini-bancada TRC-3 a su modelo más representativo, pues es el de mayor demanda. La firma china, con delegación en Palau-Solità (Barcelona), considera que tanto la novedades como las tendencias actuales van dirigidas hacia los medidores y la informática.

Tienen previsto acudir al próximo certamen de Motortec Automechanika Ibérica, del 30 de marzo al 2 de abril, aunque no expondrán ninguna bancada al no ser un producto estrella de su catálogo general.

Josam

Josam (Alignment Systems) fabrica torres para enderezar cabinas, ofreciendo dos soluciones alternativas para su taller de reparación, con anclaje directo al suelo o mediante vigas empotradas.

Su gran novedad es el i-press, un sistema universal de enderezado para vehículos industriales. Formado por tres torres de enderezado completas, montadas sobre ruedas y con accesorios, presenta una capacidad exclusiva: las tres torres funcionan en los sentidos X, Y y Z y pueden ejercer y soportar presión tanto en sentido vertical como horizontal.

El i-press es ergonómico, fácil de manejar y se desplaza con un asa estable.

Reauxi

Reauxi cuenta con el banco de tiro rápido RPK25/B, una completa y sencilla herramienta que facilita la elevación de los automóviles, permitiendo su subida sin el auxilio de una plataforma. Está proyectado y construido tanto para la elevación de automóviles como para la inspección de la carrocería y chasis (empleando aparatos externos y siempre para el enderezado). Su estructura resulta ideal para combinarse con equipos externos.

Destaca asimismo por su seguridad, debido a que el operario puede hacer bajar totalmente el elevador: en la posición baja, la placa de apoyo prevista rearma automáticamente el soporte de seguridad, librándolo de la ranura.

Spanesi

La firma italiana, dentro de su amplísima gama, dispone del modelo Daytona Plus, una bancada empotrada en el suelo. Manejable y poco voluminosa, es idónea para acelerar los procesos de reparación y facilitar el trabajo del chapista. Otros modelos son Tigre, Pista y Daytona (Serie 100), un sistema modular formado por anillos donde el cliente puede configurar los puestos de trabajo para una mediana o leve colisión.

Esta última bancada es perfectamente utilizable para un siniestro mayor, colocando bancadas con sistema de dima universal (banco de cinco metros empotrado, elevador de 5.000 kg. y altura máxima de 1,80 m).

Bench Ibérica

De la numerosa gama de bancadas de Bench Ibérica uno de los modelos más representativos sigue siendo Murena, que cuenta con un estirador móvil tridireccional con ajuste al banco mediante accionamiento hidráulico y giro de 360º en el brazo vertical, accionado por medio de una pistola neumática. Otros modelos de la firma en mini-bancadas son Car Bench, Marlin, Piraña, Fox y Octopus.

Industrias Mecánicas Guillén

Vulvo, marca del fabricante Industrias Mecánicas Guillén, tiene como principal modelo la bancada Compact-3, con capacidad de carga de hasta 3.000 kg., aunque de mejores prestaciones es el Compact-4. El Compact-2, de reciente lanzamiento, presenta la novedad de ser móvil.

Fabrican, asimismo, los equipos Compact-10/20 y Compact-30/40, que emplean otro concepto en la reparación, basado en el utillaje universal, pese a que también pueden desempeñar la función de bancada rápida.

VCR Codhe

VCR Codhe fabrica una extensa variedad de modelos, siempre atendiendo a las necesidades del cliente. Sobresale el Lift, un elevador se que acopla a cualquiera de las bancadas 2100 (de dos a tres torres, cinco metros de longitud y equipada con bomba neumática centralizada) y 2500 (bancada de tres o cuatro torres, cinco metros de longitud y bomba centralizada eléctrica a 220 v). Otros son las 3000 (el modelo más grande), la Súper Rapid (para mediana y pequeña reparación) y el Minibanco, equipo versátil por la movilidad de su torre.