La marca Besa acaba de presentar su nuevo aparejo húmedo sobre húmedo Besa-Wet, diseñado para optimizar el proceso de pintado en el taller de carrocería, al permitir aplicar la capa de color en tan solo quince minutos, sin necesidad de lijado.

Brinda, en este sentido, una buena adherencia sobre cataforesis, mejorando la productividad en el taller, sobre todo en reparaciones parciales con piezas nuevas.

De fácil aplicación y aspecto satinado y suave, Besa-Wet detecta pequeñas impurezas antes de la aplicación del acabado. Disponible en color gris medio y en formatos de 4 litros, esta novedad amplía asimismo la gama CAR.