La presentación mundial del Tesla Cybertruck ha sido noticia por el futurista diseño de este nuevo modelo y porque se rompieron dos ventanillas laterales durante una demostración de su resistencia. Tesla ha equipado este modelo con cristales ‘Tesla Armor Glass’, compuestos de un “vidrio ultrarresistente con láminas de polímeros que puede absorber y redirigir la fuerza de impacto para mejorar su rendimiento y tolerancia a los daños”, según explica Tesla en su web e informa Carglass.

La causa más probable de la rotura de los cristales en directo fue la repetición de impactos que sufrieron y su tipología. Tesla ha publicado ensayos previos en los que los cristales del mismo coche que se empleó en la presentación no se rompían ante el impacto de la bola de acero de un kilo de peso lanzada contra ellos. Pero la repetición de los impactos, y los diferentes ángulos y velocidades a los que la bola impactaba, pudieron provocar microfisuras no apreciables simple vista, que afectaron a la resistencia del cristal. Según Carglass, este efecto es conocido y, de hecho, en numerosas pruebas de resistencia de cristales de seguridad se realizan impactos repetidos.

carglass tesla 2

A pesar del fallo de esa demostración, en Carglass quieren transmitir que estos cristales de seguridad laminados son más seguros que unos convencionales, que se habrían hecho añicos ante un impacto de un proyectil mucho menor. Estas son sus cinco grandes ventajas:

  1. Estos cristales tienen más capacidad de absorción de impactos por su superior elasticidad y resistencia. La capacidad de absorción energética es el porcentaje de energía que es absorbida por un vidrio en relación a la energía total del impacto.
  2. Cuando se rompen no saltan en mil pedazos, evitando que se produzcan lesiones a los ocupantes por este motivo. Gracias a su laminado interior, los fragmentos de cristal quedan adheridos a la capa o capas plásticas intermedias.
  3. Detienen la entrada de elementos externos al habitáculo, con una mayor o menor eficacia dependiendo del material empleado en las láminas interiores, de su grosor y cantidad. Tesla no ha dado a conocer la composición ni cantidad de las capas de polímero de sus ‘Armor Glass’. En el nivel 7 de blindaje, el máximo en un automóvil, se emplean cristales multicapa con láminas de polímeros de hasta 76 mm de espesor que resisten el impacto de balas del calibre 50. Y también evitan que los pasajeros salgan despedidos fuera del coche en una colisión en la que se rompan las ventanillas.
  4. Este tipo de cristales aumenta la rigidez estructural del coche y contribuyen a reducir el aplastamiento del techo en caso de vuelco.
  5. El laminado en los cristales suele tener protección contra los rayos ultravioleta y reduce el ruido que entra al habitáculo.

Todos los coches emplean parabrisas laminados pero muy pocos tienen cristales laminados en sus ventanillas laterales, por una mera cuestión de costes y de peso. En algunos casos se ofrecen ventanillas traseras laminadas con protección solar. Al estar tintadas, en las delanteras no está permitido instalarlas con la finalidad de que se pueda ver e identificar al conductor desde fuera del coche.