Desde 2016, Mazda ha utilizado el color 46G Machine Grey en varios modelos. Para su aplicación, se usa un proceso de pintado robotizado denominado Takuminuri, que la marca también utiliza para el color Soul Red. El Machine Grey está compuesto por tres capas: una capa reflectante, una capa translúcida y otra de barniz.

"Las partículas de aluminio que contiene este color le aportan una profundidad metalizada, mientras que los pigmentos de la capa reflectante y la mano de efecto proporcionan un contraste intenso entre luz y sombra. Parece como si el vehículo se hubiera mecanizado a partir de un solo bloque de acero", comenta Evgeny Khmelev, responsable de Formación de Spies Hecker para la región de EMEA.

Spies hecker Evgeny Khmelev formacion

En una reparación, no es fácil reproducir este tipo de efecto de la pintura original. "Debido a su complejidad, el color Machine Grey puede variar de un modelo a otro, incluso de un vehículo a otro. Por eso en nuestro programa Phoenix de gestión del color se pueden encontrar diferentes fórmulas de mezcla para Permahyd Hi-TEC Base Agua 480", añade Khmelev.

A continuación, el responsable ofrece algunos consejos para conseguir un buen acabado tricapa incluso con un color tan complejo como el Machine Grey:

  1. Pintar chapas de muestra. Como el color Machine Grey es tan complejo, después de medir el color con el espectrofotómetro ColorDialog Phoenix, se recomienda pintar una chapa de muestra para comprobar la correspondencia del efecto plateado con la pintura original. A la hora de comparar la chapa de muestra con el acabado original, es fundamental utilizar diferentes fuentes de luz, especialmente luz de día natural.
  2. Aplicar una base bicapa negra. Después de preparar el sustrato, se aplica la base bicapa negra en toda la zona de la reparación y en la zona de difuminado de la pintura original. En reparaciones más pequeñas, el hecho de reducir la presión de la pistola crea una transición especialmente uniforme con el resto del trabajo de pintura. Es importante dejar secar la base bicapa y que la pieza se enfríe completamente.
  3. Usar un test de cubrición-opacidad. Antes de aplicar una mano de efecto ligeramente transparente de negro concentrado que contiene un aluminio muy fino, es aconsejable pegar un adhesivo de test de cubrición negro y gris en un lugar que luego se vaya a recubrir. El adhesivo ayuda a saber cuánta pintura se aplica con esta mano de efecto, ya que es importante no llegar a conseguir una cubrición total. Luego se aplica la resina para difuminados en las zonas adyacentes y, a continuación, se aplica el color con una mano de efecto que idealmente ha de ser ligera, cerrada y uniforme.
  4. Comprobar el resultado con luz natural. Una vez seca la mano de efecto, se ha de comprobar el adhesivo de contraste para ver hasta qué punto el color de base ha quedado cubierto por la mano de efecto. Si la mano de efecto se ha aplicado con suficiente transparencia, entonces se puede aplicar el barniz. Finalmente, el resultado se revisa minuciosamente y de forma crítica bajo diferentes fuentes de luz. El factor decisivo es cómo se ve la reparación con luz de día. Esto demostrará si se han conseguido unas transiciones imperceptibles entre la zona de reparación y el pintado original y si el color de la zona reparada es idéntico al del acabado original.
  5. Ver el vídeo. Spies Hecker proporciona a los pintores un apoyo constante, soluciones de sistema sencillas y consejos prácticos para afrontar los desafíos diarios en el taller, además de asesoramiento específico sobre la reparación del color Machine Grey. Estos consejos están disponibles (en inglés) en el canal de YouTube de Spies Hecker y en la página web. En los vídeos, que duran entre cinco y diez minutos, expertos profesionales de la pintura muestran cómo obtener los mejores resultados con los productos Spies Hecker.