A pesar del bache que vive el mercado de vehículos nuevos, el parque de vehículos asegurados sigue creciendo. De esta forma, si bien las matriculaciones acumulan ya siete meses en negativo (desde septiembre de 2018), las cifras que arroja el Fichero Informativo de Vehículos Asegurados (FIVA) muestran que, a cierre de marzo de 2019, había medio millón de vehículos más que un año antes.

Estos datos no dejan de ser una buena noticia para taller, según destaca Connection Soft Service (CSS) en la última entrada a su blog: a mayor número de vehículos asegurados, más posibilidad de incrementar la carga de trabajo en el taller de chapa y pintura. Eso sí, que haya una probabilidad mayor no significa que vaya a surgir realmente. De ello dependerán otros factores como la capacidad de aumentar dicha carga de trabajo o de atraer ese trabajo al taller. Ahí entran en juego algunos de los aspectos fundamentales en la gestión de todo negocio de reparación: eficiencia, productividad,... y atención/satisfacción del cliente.

Además del aumento del número de vehículos asegurados, la actividad de los talleres ha arrancado 2019 en positivo. No en vano, los talleres españoles se apuntaron en enero el segundo mejor arranque en facturación de los últimos diez años. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), los negocios de mantenimiento y reparación de vehículos registraron un incremento de su facturación del 6,4% en términos interanuales. Esta cifra supone un punto porcentual más que la media del Sector Servicios en su conjunto que registró una subida del 5,4%.