El congreso Driverless Technologies Insurance 2016, que se celebró el pasado 17 de marzo en Londres, contó con la participación de Mapfre y Cesvimap. Dicho certamen se centró en el impacto del uso de la tecnología en los vehículos autónomos. En este sentido, las dos firmas consideran que esta tecnología acarreará una serie de cambios en las compañías aseguradoras y en los fabricantes de vehículos y componentes.

Así, Sergio Gómez Recio, adjunto a la Dirección de Innovación Corporativa de Mapfre, explicó las distintas implicaciones de la Responsabilidad Civil de los conductores y fabricantes de vehículos autónomos o semiautónomos. Analizó seguidamente cómo podrían influir los sistemas de asistencia avanzada al conductor (Advanced Driver Assistance Systems, ADAS) en el sector asegurador y expuso aspectos sobre la propiedad de los datos.

Por su parte, Rubén Aparicio-Mourelo, gerente adjunto de Cesvimap, presentó una investigación sobre la efectividad de los sistemas de alerta ante el franqueo involuntario de carril. Los mencionados sistemas avanzados de ayuda al conductor como el control de colisión o la frenada automática (AEB) están diseñados para evitar colisiones y minimizar considerablemente los riesgos en la carretera. Por ello, es necesario comprender la efectividad y el alcance de las tecnologías semiautónomas de ayuda a la conducción para apreciar su efecto sobre el número y frecuencia de los siniestros.