A continuación, reproducimos un artículo realizado por Armando Higueras, abogado del Gremi Provincial de Talleres de Barcelona, en defensa del derecho del cliente y del interés legítimo del taller de no ser condicionado en la debida calidad de su trabajo ante la práctica de las aseguradoras en relación con el valor venal.

Está en trámite la denuncia por conductas prohibidas de la Competencia contra todas las entidades aseguradoras del automóvil de Unespa, interpuesta en Julio pasado en Barcelona por la Unión de Consumidores de Cataluña (UCC) y el Gremi de Talleres de Barcelona. Pretendemos que se termine con la práctica abusiva e ilícita de las aseguradoras en cuanto participan del acuerdo CICOS de tramitación y liquidación de siniestros de automóviles, por el que aplican el límite de valor venal impropio de indemnización a los perjudicados con daños sin culpa en un siniestro.
Las valoraciones que emiten los peritos deberían regirse por:
1- El primer derecho a respetar ha de ser el resarcimiento justo del daño causado. El usuario afectado ha de exigir que su compañía aseguradora le defienda diligentemente. ¿De qué le sirve sino pagar la cobertura de defensa y reclamación de la gran mayoría de pólizas? Es llamativo y decepcionante que las aseguradoras de los vehículos perjudicados no cumplan con la cobertura de defensa y reclamación de la gran mayoría de pólizas del automóvil. Esa práctica es posiblemente fraudulenta y en su caso podría ser denunciada también al organismo de Consumo competente en la Comunidad Autónoma.
2- Aunque la reparación sea de un valor muy superior al valor venal, su aplicación es considerada injusta, en la medida en que no alcance a resarcir la utilidad que el afectado obtenía con el vehículo siniestrado.
3- El usuario tiene derecho a la reparación por su taller de confianza y, en caso de imposibilidad técnica o de coste muy elevado -que supere el valor del vehículo nuevo- ha de recibir una indemnización que le permita comprar otro vehículo equivalente que cubra sus necesidades, como mínimo con el valor de reposición, más un 20 ó 30% de valor de afección.
Al menos un 35% de talleres de la especialidad (chapa/pintura) reconoce que cada mes tiene uno o más casos entre sus clientes, en un estudio estadístico que hemos realizado. Ello supone, sólo en la provincia de Barcelona, unos 7.000 casos al año y más de 10 millones de euros en la diferencia del valor de las indemnizaciones.
El Gremi de Talleres de Barcelona lleva ya tiempo trabajando para facilitar a los talleres métodos prácticos y documentación para ayudar a sus clientes afectados, pero ante la tozudez de las aseguradoras impulsando a los peritos que ellas contratan a actuaciones de esta índole, hemos optado por actuar jurídicamente al lado de la UCC por la parte que corresponde a los usuarios, y reclamar la atención de las Autoridades Públicas para la corrección de esta situación tan negativa y prolongada.
Que las aseguradoras obtengan beneficios a costa del desconocimiento de los usuarios y la complejidad administrativa, en un marco de posición ventajista con relación a los talleres de reparación de automóviles, no es una situación ni justa, ni equitativa, ni goza de la transparencia necesaria para la fluidez de las relaciones con los clientes y el dinamismo empresarial.