Hace 130 años, Max Winkelmann puso la primera piedra de su compañía, la que fue el inicio de Glasurit. Desde entonces, la marca premium perteneciente al grupo BASF no sólo ha participado en el desarrollo tecnológico de la pintura, sino que también ha jugado un rol crucial en darle forma como firma pionera en la historia de la pintura.

Uno de los primeros productos desarrollados por Winkelmann fue la pintura Color Crystal White, una gran innovación en esos tiempos. Hasta ese momento, lo normal en Alemania era aplicar los pigmentos y la pintura en dos capas diferentes. La idea revolucionaria de Winkelmann de combinar pigmentos y aglomerantes en un sólo producto listo para usar hizo la aplicación mucho más fácil, además de incrementar sustancialmente la duración de las capas.

Esta filosofía, desarrollar los productos que hacen más fácil a los usuarios a conseguir resultados de alta calidad, continúa sirviendo como base para el éxito de Glasurit hoy en día. En 1925, Glasurit comenzó a producir pinturas en el centro de Münster, productos que hicieron posible la primera aplicación para automóviles en spray en Alemania.

En 1964, la marca introdujo la línea 54, el primer sistema de bases metálicas para carrocería, mientras que con la creación de la coordinación sistemática de los productos con el Glasurit Ratio System en 1982, proclamó la era de la eficiencia, simple, claramente organizada y segura en los procesos de refinish. Ya en 1992, Glasurit se convirtió en uno de los primeros fabricantes mundiales en lanzar el sistema de refinish con base agua. Con la línea 90, el acabado se volvió fácil, económico y seguro.

Hoy, los productos de Glasurit se extienden mucho más allá, con herramientas innovadoras para la igualación de color, certificados técnicos, un rango completo de servicios de consultoría destinados al aumento de la eficiencia, una red global de centros de formación y, por último, pero no menos importante, el Refinish Competence Center de Münster, un centro de demostración de vanguardia en el sector refinish, acreditando a los talleres para alcanzar resultados perfectos y eficientes y asegurando el éxito económico a largo plazo.

“Durante 130 años, Glasurit ha seguido manteniendo esta filosofía y ha conseguido, no sólo éxito para sí mismo, sino también para sus clientes”, subrayan desde la marca que, con sus productos y servicios, ha representado a casi todos los países del mundo. Además de celebrar numerosas actividades con motivo de este aniversario, Glasurit acompañará todos los eventos de 2018 con el lema “130 años”.