La pareja compuesta por Héctor Catalá y Gustavo Rodríguez ha demostrado la supremacía del triatlón paralímpico español en la categoría de discapacidad visual, al colgarse la medalla de oro en el Campeonato del Mundo celebrado en Lausana (Suiza). El tándem Héctor Catalá-Gustavo Rodríguez ha protagonizado una enorme progresión desde la medalla de bronce del año pasado en Gold Coast al título de campeones del mundo logrado en Lausana.

La pareja valenciana fue de menos a más, ya que en el tramo de natación no estaban entre los primeros puestos, pero en los de ciclismo y atletismo mostraron su gran superioridad, sacándole en la meta 50 segundos al segundo tándem, el del británico Dave Ellis, y más de un minuto al tercero, el del estadounidense Aaron Scheidies. El tiempo de los españoles fue de 1:05;03 sobre los 750 metros, 20 kilómetros en bicicleta y 5 kilómetros de carrera a pie.

Héctor Catalá es un joven con una enfermedad rara: Enfermedad de Best. Afecta a la visión, que con el paso de los años ha ido mermando la capacidad de ver, hasta el punto actual, con un 10% de visión. Pero en lugar de rendirse, siguió haciendo deporte e incluso a mayor nivel.

Empezó en el mundo de la natación, pero sin destacar por su rendimiento ni resultados. Incluso un médico deportivo llegó a afirmar que no tenía condiciones para el deporte de resistencia. Esto no lo apartó del deporte, todo lo contrario, siguió hasta llegar al triatlón. En 2014 la enfermedad avanza hasta llegar a la ONCE donde lo convencen para entrar en el paratriatlón. Poco a poco, a base de mucho trabajo, constancia y dedicación, van llegando los resultados nacionales e internacionales. Actualmente es deportista profesional, situado entre los mejores del Mundo y creciendo año tras año. Cuenta con numerosos patrocinadores, entre ellos, el especialista en anexos de pintura Pro&Car.