El empleo verde ha llegado a las aulas del Centro Privado de Educación Secundaria CPES Ikasauto BHIP, de Barakaldo. A los cursos habituales de Automoción, Carrocería y Pintura que imparte el centro, los responsables se han sumado a las nuevas oportunidades educativas de la sostenibilidad y han impartido sus conocimientos a 32 alumnos a través del programa Empleo Verde, promocionado y cofinanciado por Lanbide (servicio vasco de empleo), el Gobierno Vasco y el Fondo Social Europeo. Así, los alumnos han aprendido y comprobado en primera persona cómo se puede hacer lo mismo con métodos más sostenibles. "Es una iniciativa novedosa que está generando nuevas expectativas", asegura Desiderio Antón, director de Ikasauto.

Formarse en la materia sostenible ha sido todo un reto para los profesionales de la escuela de automoción baracaldesa. Dos meses han sido necesarios para que los propios profesores crearán una metodología de los contenidos a ofrecer en los cursos; un esfuerzo recompensado con la "avalancha" de participantes que acudieron hasta sus instalaciones para formar parte de la iniciativa. En total se está dando formación a 32 alumnos, todo ellos menores de 35 años, desempleados y con Titulación Superior. La automoción y el pintado ecoeficiente son los puntos clave del proyecto Empleo Verde fomentado por el Servicio Vasco de Empleo que han logrado entusiasmar a los alumnos. "Con este proyecto educativo podemos transmitir inquietudes y conceptos más allá de que lo que te permite la formación reglada de la especialidad", explica Antón.
Entre el contenido ecoeficiente que se ha desarrollado con los alumnos destacan las mejoras del rendimiento e innovación en tareas productivas del sector de automoción, como la utilización de pistolas HVLP para la obtención de mayor adhesión de la pintura a las piezas y de acabados de mejor calidad, la utilización de pinturas al agua de última generación para la obtención de mejores acabados y reducción de los costes de producción, etc.
Una de las mejoras a destacar se centra en la instalación de placas endotérmicas en la cabina de pintura que evita el uso de gasoil en el pintado. "De esta manera, si el taller se encuentra en un núcleo urbano, se evita que se emitan gases contaminantes", aclara Antón. Ikasauto también ha sustituido sus lámparas de la cabina de pintura por unas bombillas de led, "con las que ahorramos hasta un 75% de energía", cuenta el director.
Además de la introducción de mejoras a nivel técnico también se ha impartido nuevas metodologías de gestión medioambiental basadas en el sistema Ekoskan que tiene como objetivo la minimización y/o eliminación así como el control de los residuos generados para obtener, en definitiva, una reducción de costes y emisiones para generar un ambiente más saludable en los centros de trabajo, y por lo tanto, en la sociedad.
El objetivo de este "novedoso" curso ha surtido efecto. "Los alumnos se han dado cuenta de que se puede utilizar energía limpia. Lo han podido comprobar aquí mismo con lo que estas innovaciones han supuesto para los procesos productivos". Hasta la fecha se han llevado a cabo dos cursos teóricos que están a punto de finalizarse -cada uno de ellos con 16 participantes-. Finalizado este proceso, los alumnos pasarán a poner en práctica su aprendizaje en empresas del sector y con unas prácticas remuneradas. "Durante las prácticas se les va a dotar de una ayuda de 500 euros, aunque estoy seguro de que el 80% de los chavales hubiese venido al taller aunque no cobrasen nada con las prácticas", apunta el director, orgulloso con el resultado de esta iniciativa.