BMW será el primer fabricante en utilizar en los recubrimientos de sus modelos el Vantablack, la sustancia más negra del mundo (que absorbe incluso la luz). ¿Cómo se consigue ese negro extremo? ¿Y por qué es tan especial? En realidad, el Vantablack no es un pigmento al uso: no es un lacado ni una pintura para coches, sino un recubrimiento de nanotubos de carbono, que tienen la propiedad de absorber casi completamente la luz que incide sobre ellos. Ante un fondo oscuro, los objetos recubiertos con Vantablack parecen desaparecer, ya que se pierde la sensación de profundidad espacial y parecen tener una superficie lisa, debido a que el ojo humano percibe los objetos recubiertos con Vantablack como objetos bidimensionales.

El recubrimiento que se le aplicó al modelo de exhibición del BMW X6 fue el Vantablack VBx2, diseñado originalmente para los ámbitos de la arquitectura y la ciencia. Esta variante tiene una reflectividad hemisférica total (THR) de un uno por ciento y se la considera, por tanto, equivalente al supernegro. Aun así, dispone de una mínima reflectividad desde todos los ángulos, y también de una gran ventaja: se puede aplicar pulverizada (con la denominación Vantablack S-VIS).

El Vantablack es un material de nanotubos de carbono que, en la práctica, apenas refleja la luz. Es el negro más negro que existe. Surrey NanoSystems, que ha desarrollado esta sustancia para la industria aeroespacial y la tecnología de medición (y también una versión aún más negra, el Vantablack 2.0), es el titular de sus derechos. «Vanta» es la sigla de «Vertically Aligned Nano Tube Array» (matriz de nanotubos alineados verticalmente).

El BMW X6 es único, ya que es el primer coche de la historia en tener un recubrimiento con Vantablack. Este modelo ha surgido de la colaboración con Surrey NanoSystems, el desarrollador del Vantablack. “Hemos rechazado muchas propuestas de otros fabricantes de automóviles”, afirma sobre esta colaboración Ben Jensen, inventor del Vantablack y fundador de Surrey NanoSystems. La empresa solo ha tenido la sensación de estar ante el vehículo adecuado con el BMW X6.

Esta tecnología se diseñó originalmente para los viajes espaciales. El Vantablack se procesa a partir de los 430 grados centígrados de temperatura y se puede aplicar a materiales delicados como el aluminio. Las lentes recubiertas con Vantablack se pueden utilizar para ver estrellas poco luminiscentes y galaxias lejanas, ya que la dispersión de la luz solar no presenta ningún obstáculo para este material de alta tecnología. El recubrimiento con Vantablack VBx2 vuelve a dar protagonismo a los pilares del diseño automovilístico, sin la distracción que suponen las luces o los reflejos.

¿Se podrá comprar Vantablack? El modelo de exhibición seguirá siendo una pieza exclusiva, porque fabricar el negro más negro del mundo para usarlo en el automovilismo del día a día sería un reto enorme. Además, el pigmento de color negro definitivo sería extremadamente caro y cuestionable en términos de seguridad vial. Sin embargo, la tecnología sí que tendrá aplicación en los mecanismos de sensores basados en láser para los sistemas de ayuda a la conducción y, por tanto, en el campo de la conducción autónoma.