Estadios de fútbol, hoteles, aeropuertos y hasta el Boeing 737 que transporta a la selección brasileña exhiben el colorido y la pasión con la que las pinturas de PPG Coatings están dando vida a las superficies de todo tipo de infraestructuras del Mundial de Brasil.

La presencia de los productos de PPG en la Copa del Mundo va desde las Tintas Renner para recubrimientos arquitectónicos fabricadas en la localidad brasileña de Gravataí, hasta los materiales anti incendio SteelGuard, utilizados en numerosas estructuras.

Entre los lugares donde se han empleado los recubrimientos de PPG destacan el estadio de Beira Rio en la ciudad de Porto Alegre y las instalaciones de Curitiba, Recife y Natal.

"Son muchos los proyectos y no podemos citarlos a todos", explica Carlos Santa Cruz, director gerente de PPG para Brasil y Sudamérica. "Los grandes eventos como la actual Copa del Mundo de Fútbol o los Juegos Olímpicos, que se celebrarán en Brasil en 2016, proporcionan muchas oportunidades para contribuir a mejorar las infraestructuras de las ciudades anfitrionas.

Para Santa Cruz, como proveedor mundial líder en la fabricación de pinturas y recubrimientos, en PPG hemos trabajado duro para asegurarnos un lugar destacado entre los actores participantes en estos proyectos tan importantes y de tanta visibilidad.

El más peculiar de los proyectos emprendidos por PPG es quizá el pintado del avión de pasajeros de la aerolínea Gol, que utilizan los jugadores de la selección brasileña. Sobre su superficie y con materiales de PPG Aerospace, los hermanos Otavio y Gustavo Pandolfo, un reconocido equipo de artistas también conocido como 'Los Gemelos', ha creado un espectacular mural gigante.

Entre sus secretos, destaca, por un lado, el uso de una imprimación de PPG fundamental para ayudar a que la pintura se adhiriera al fuselaje, y la aplicación, por otro, de un barniz especial para proteger al mural de los rayos UVA y UVB. Mediante estas prevenciones, se estima que el "mural volante" dure unos dos años.