DuPont Refinish incrementa las ventajas de su Certificación Garantía de por Vida, que además se presenta con una nueva identidad visual. Una de sus novedades es que la inspección anual de la reparación de pintura deja de ser obligatoria para los clientes de los talleres, con el fin de renovar la garantía (a pesar de que sigue siendo muy recomendable pasarla).

La Certificación Garantía de por Vida, obligatoria para los talleres Five Star, cumple con los más altos requisitos de calidad. La garantía es válida durante la vida útil restante del vehículo y proporciona al propietario la confianza de que la reparación de pintura es de gran calidad y será duradera. Asimismo, cuenta con el respaldo de los productos y técnicas de aplicación de DuPont Refinish, que se caracterizan por su avanzada tecnología y eficacia demostrada.

Francesc Altés, director de DuPont Refinish España, comenta que "lanzamos la Certificación Garantía de por Vida porque estamos convencidos de que nuestros sistemas de pintura se aplican correctamente y las reparaciones de pintura durarán tanto como el propio vehículo".

"Hemos actualizado el programa y, gracias a las opiniones de los clientes, recibidas a través de una nueva página web específica, hemos ampliado las ventajas para los talleres que realizan las reparaciones de pintura siguiendo los requisitos de la Certificación Garantía de por Vida", concluye.

Como parte de la nueva propuesta de esta certificación, DuPont Refinish ha desarrollado una página web diseñada específicamente para recoger las opiniones de los propietarios particulares. El portal sobre el Índice de Satisfacción de los Clientes les permitirá dejar sus comentarios y valoraciones, de forma fácil y rápida, sobre las diferentes fases del proceso de reparación, desde la atención recibida durante la recepción del vehículo en el taller hasta la propia reparación o la entrega del vehículo.

Estas valoraciones serán de gran utilidad para los talleres, que mensualmente reciben un informe que les permite conocer la valoración de su actuación. De este modo, cualquier aspecto negativo también queda puesto de relieve de inmediato y los talleres pueden abordarlo con diligencia y decisión.

Cada reparación tendrá un Código de Reparación único que aparecerá en la factura. Este código facilitará la administración de la reparación y permitirá relacionar las valoraciones de los clientes con la reparación en cuestión. Así, los talleres podrán hacer un seguimiento con el propietario del vehículo, con el fin de construir relaciones duraderas con sus clientes.