El panel comercializado por ZAPHIRO es de forma circular y tiene un diámetro de 80 cm. En su superficie reflectante lleva numerosas líneas negras paralelas, cuyo reflejo en la superficie a tratar se deforma ostensiblemente donde hay una abolladura, permitiendo su rápida localización.

Esto no sólo facilita el trabajo del chapista a la hora de realizar las reparaciones pertinentes y comprobar la calidad final de su trabajo, sino que también sirve de ayuda a los talleres que realizan fotoperitación, ya que los daños se pueden fotografiar para su correcta evaluación por parte de la compañía de seguros.

El nuevo panel reflectante distribuido por ZAPHIRO se puede plegar girándolo sobre sí mismo, gracias al anillo de acero flexible de su contorno. Así, se reduce su tamaño y permite guardarlo en la pequeña funda que lo acompaña, pudiendo transportarlo tanto en el interior como en el exterior del taller, ya que funciona igual con luz artificial estándar como con natural. Su diseño circular y su ligereza permiten al operario situarlo con precisión en la posición correcta.