El fabricante Opel ha creado un protocolo de reparación de faros de policarbonato, en el que recomienda el uso de los aerosoles SprayMax de Kwasny, distribuidos en España por ZAPHIRO.

Esta recomendación de Opel tiene importantes repercusiones en el día a día de los talleres a la hora de restaurar desperfectos en estos elementos de la carrocería. Supone también una gran ventaja de cara al usuario, pues la reparación de faros mediante los sistemas en aerosol de SprayMax implica una notable reducción de tiempos y mejores acabados.

Además, la tecnología de reparación de los cristales de los faros de SprayMax se incluirá en los sistema Audatex y DAT, lo que implica una importante ventaja en las reclamaciones a las aseguradoras.

Para evitar el coste para el usuario que supone la sustitución total del bloque óptico, que puede ser realmente importante en el caso de los sistemas con tecnologías láser o LED, Opel ha ensayado varias alternativas y desarrollado finalmente un protocolo de reparación.

Así, de las tres tipologías en que ha dividido los daños en la superficie de policarbonato del faro, sólo en el caso de roturas está justificada la sustitución de la pieza completa. En las dos categorías restantes (superficie amarillenta o mate y arañazos leves o pequeños impactos), se eliminará completamente la pintura de protección UV mediante lijado, con especial atención a los arañazos profundos y los impactos, que deberán ser igualados también a lija. Seguidamente, se procederá al repintado con los productos recomendados de SprayMax según sus propias instrucciones de uso.

Además de ser un proceso de reparación muy rápido, entre las ventajas de la tecnología SprayMax cabe destacar su aplicación universal en todas las ópticas de policarbonato. Asimismo, ofrece una protección de larga duración similar a la primera aplicación en fábrica, con una gran resistencia y elasticidad del recubrimiento de reparación.