Un total de quince reclusos de la cárcel de Bonxe, en Lugo, podrán incorporarse al mundo laboral en talleres de chapa y pintura, tras recibir un diploma que les acredita que están preparados para ello.

El diploma les fue entregado en Aprevar, donde recibieron la formación de 300 horas. En el acto también participaron el presidente de esta asociación, Luis Abelleira, el director de la prisión, Modesto Gutiérrez, y el director del área de negocios de La Caixa, José Manuel López, entidad que financió el cuso mediante su fundación.

Los reclusos, todos ellos jóvenes, que están a punto de cumplir su condena y de quedar en libertad, fueron seleccionados por la junta de tratamiento de la prisión para participar en el curso en Aprevar.

En palabras del director de Bonxe, fueron elegidos porque en otras actividades de formación demostraron que era posible confiar en ellos y tienen esperanzas de rentabilizar las clases en forma de un empleo. De hecho los alumnos ya hicieron prácticas en talleres de la provincia.

El curso de carrocería y pintura lo completaron con actividades de seguridad vial en varias autoescuelas, donde también recibieron formación sobre mantenimiento de vehículos.