El número de matriculaciones de vehículos eléctricos e híbridos está en constante crecimiento; desde 2010 se ha más que cuadruplicado. Sin embargo, el repintado de estos vehículos presenta nuevos desafíos. “El proceso de secado, en concreto, se ve afectado. Los límites de temperatura vienen definidos con precisión por el fabricante del vehículo y, por supuesto, se han de respetar durante todo el proceso. Generalmente, los pintores han de consultar las recomendaciones exactas del fabricante que se incluyen en la documentación del vehículo para repararlo correctamente”, explica Evgeny Khmelev, responsable de formación de Spies Hecker para la región de Europa, Oriente Medio y África.

A la hora de reparar daños de pintura en vehículos eléctricos e híbridos, las soluciones de sistemas de pintura de Spies Hecker permiten conseguir unos resultados excepcionales, incluso a baja temperatura. “El sistema de pintado Hi-TEC Performance cumple las especificaciones de numerosos fabricantes de automóviles. Permahyd Hi-TEC Base Agua 480 y Permasolid Barniz HS Speed 8800 forman parte de este sistema y son dos productos especialmente indicados para el secado a baja temperatura, tal como se requiere en este tipo de reparaciones”, explica Khmelev.

“Cuando Permasolid Barniz HS Speed 8800 se utiliza en combinación con Permasolid Endurecedor VHS Speed 3250, se puede lijar después de secar a 21o C durante 35 - 50 minutos”, añade Khmelev. La opción de secado al aire también supone un ahorro de energía en comparación con el secado acelerado en cabina.

No obstante, por norma general, a la hora de reparar vehículos eléctricos, la seguridad es lo primero. Deben respetarse los procedimientos básicos, incluyendo desconectar la corriente, asegurarse de que no haya voltaje y garantizar que la corriente no se conecte accidentalmente durante la reparación. Khmelev concluye diciendo que “el pintor únicamente debería empezar la reparación después de realizar todos los controles de seguridad”.