La electricidad estática acumulada en la carrocería de los vehículos es inapreciable al ojo humano y puede jugar "malas pasadas" al profesional del repintado. Para combatirla en los talleres de chapa y pintura llega a España, de la mano de Bossauto, la pistola Stat-Gun, de fabricación británica, que elimina la electricidad estática al 100 % gracias a una tecnología de ionización avanzada.

Stat-Gun se utiliza final del proceso de preparación, justo antes de la pulverización. La pistola emplea un microprocesador para generar alta tensión transferida a través de emisiones de tungsteno, que a su vez genera iones positivos y negativos.

Mediante el uso de Stat-Gun en cada trabajo, entre capa y capa, se obtienen beneficios como la eliminación de polvo y suciedad adherida, bordes oscuros, problemas de mezcla, concordancia de color o hundimiento de pintura, indica su fabricante.

De este modo, se aumenta el rendimiento de la pintura, mejora la deposición metálica y aumenta la rentabilidad del trabajo en el taller, al reducirse los tiempos de respuesta, las repeticiones y los materiales consumidos.

El producto está homologado por marcas de vehículos como Aston Martin, Bentley, Ferrari, Land Rover y McLaren, que lo utilizan en sus fábricas.

Se trata de un modelo inalámbrico que funciona con baterías, de uso rápido y sencillo, guiado por láser. Su fabricante afirma que es "el único producto desarrollado para automoción que cuenta con certificación CE y Sira60 Atex 5186X, para zonas clase 1, como son las cabinas de pintura.