El 47% de los vendedores profesionales de vehículos deja pasar oportunidades de venta por una incorrecta atención de sus canales online, según datos de la última edición del Libro Blanco de VO de Ganvam.

En un contexto en el que el 90% de las búsquedas de coches se hacen en la red, la patronal llama la atención sobre la necesidad de responder en tiempo y forma a las consultas que entran vía web, de cara a aumentar el ratio de conversión en ventas, máxime en un momento en el que las ventas de vehículos de ocasión cayeron un 9% en el primer trimestre comparadas con el mismo periodo de 2019 (pre-pandemia).

Según los expertos, es recomendable no tardar más de 30 minutos en dar respuesta, aunque los datos del Libro Blanco de VO evidencian que casi dos de cada diez vendedores tardan más de ocho horas. Cerca del 80% se sitúa en el entorno de las dos horas, lo que si bien se puede considerar una actuación rápida, “hay que tener en cuenta que el comprador potencial que te brinda sus datos necesita ayuda en la toma de decisiones y, por tanto, cuanto menor sea el tiempo de espera mejor impresión se llevará del vendedor”, indica Fernando Miguelez, director de Desarrollo de Ganvam.

Igualmente, los datos de Ganvam analizan qué tipo de respuestas dan los vendedores, basándose en una muestra de más de 1.200 contactos en toda España evaluados a través de la técnica del comprador misterioso. El 20% ofrece una respuesta de muy baja calidad al lanzar un mensaje automático, mientras que el 27%, aunque con una persona real detrás, se limita a contestar de manera reactiva a las preguntas del potencial comprador, sin destacar por ofrecer una buena experiencia.

sello ganvam

Ante esta realidad, Ganvam ha sellado una alianza con Bemycar, tecnológica experta en experiencia de usuario, en virtud del cual han puesto en marcha el primer sello de confianza digital, con el objetivo de certificar a aquellos profesionales que se distinguen por ofrecer una gran atención online, después de pasar una auditoría completa de su ecosistema digital.

Mejorar aspectos clave como la percepción del usuario al interactuar con la web, la facilidad de acceso a la información o la calidad de la atención online pueden llegar a disparar el ratio de conversión hasta en un 300%.