Ancera ha elaborado un análisis de la distribución por el COVID-19 mediante encuestas online realizadas a los comercios independientes de reacambios (muestra representativa de 1.562 puntos de venta de piezas independientes sobre 3.200 puntos de venta - margen de error máximo del 1,8%).

De acuerdo al estudio de la patronal, la actividad en comercios dedicados a la distribución de recambios se ha reducido en un 85,44% de media durante las dos primeras semanas del estado de alarma (del 14 al 27 de marzo). El descenso en el caso del vehículo industrial es del 36%, mientras que en turismos llega hasta el 88,7%.

Los resultados confirman, asimismo, que casi el 85% de las tiendas de recambios están cerradas, pese a que el 61,62% del total mantiene servicios de urgencia. Por su parte, un 85% ha solicitado un ERTE y un 11% lo pedirá en breve; es decir, la patronal destaca que el 96% planteará un ERTE, de los que el 91% será “por causa de fuerza mayor”.

El 95% de las tiendas expresa su preocupación por un muy significativo descenso de la actividad, mientras que más de la mitad constata la ausencia de suministros y la falta de medios para proteger la salud de sus empleados. En cualquier caso, sólo un 6% confirma que se ha producido algún contagio en su plantilla.

En cuanto a la actividad que se mantiene, los datos muestran que prácticamente la totalidad de distribuidores especializados en piezas para vehículo industrial permanecen abiertos, y que el 72,83% de los que han cerrado mantiene un retén de urgencia. Sólo un 1,54 % está considerando qué hacer al respecto.

El estudio de Ancera se puede consultar pinchando AQUÍ.