En octubre se vendieron en total de 206.025 de vehículos de ocasión, con un crecimiento del 12,5%, de los que 178.233 fueron turismos, con un aumento del 13,3%, y los restantes 27.792, vehículos comerciales ligeros (VCL), con un 7,5% más. En el acumulado del año, se han transferido 1.832.908 vehículos de ocasión, un 11,7% más que el mismo periodo del pasado año, de los que 1.576.395 han sido turismos, un 12,8% más, y 256.513 VCL, con un aumento del 5,3%.

Respecto a la edad, Ancove destaca que del total de vehículos transferidos en octubre, el 57,7% (117.988) superó los diez años de antigüedad, porcentaje superior en el caso de los VCL, que alcanzan el 61,4% (17.063), y en turismo, el 56,6% (1147.988). En el acumulado, el 60,2% (1.102.963) del total de los vehículos de ocasión superó los diez años, un 59,8% (942.156) en el caso de los turismos y todocaminos, y un 62,7% (160.807) para los vehículos comerciales ligeros.

No obstante, el mayor aumento de ventas en el conjunto del mercado de VO se produce en las ventas de los vehículos más nuevos. En el caso de las unidades de entre cero y tres años, en octubre se transfirieron 45.301 ( 52,7%) debido al fuerte tirón de las matriculaciones tácticas (kilómetros cero), con 12.356 ( 42,4%), y de las devoluciones de las alquiladoras a las marcas con 25.219 en el mes por el fin de la temporada turística, con un crecimiento del 68,9% sobre el mismo mes de 2016.

En las unidades de entre tres y cinco años, el incremento en el mes es más discreto que el anterior, un 10,6% y 13.925 vehículos, en su gran mayoría (8.769) procedente de la compañías de renting, con un 11,1% de subida interanual. En los vehículos de edad intermedia, entre seis y diez años, continúan los descensos de meses anteriores, registrando en octubre una caída del 12,2% tras venderse 28.811 unidades.

“Dada la estructura del mercado español, la mayoría de los coches que se transfieren en el mercado de segunda mano se generan con la retirada por parte de particulares de sus vehículos viejos. En el mes pasado, de los 206.024 vehículos transferidos entre turismos y comerciales ligeros, casi la mitad procedían de particulares que entregan su coche a cambio de uno nuevo o, lo que es más preocupante, se los venden a revendedores de la calle sin ningún tipo de garantía. Desde Ancove hemos denunciado reiteradas veces esta situación que está contribuyendo a envejecer el parque y, por tanto, elevando los niveles de contaminación en las ciudades y de inseguridad en las carreteras”.

Especialmente preocupante, según la asociación, es el peso en los vehículos comerciales, pues el 63% de las unidades vendidas en lo que va de año superan los diez años. Se trata de vehículos profesionales, que suelen tener más kilómetros, y que circulan con más frecuencia que los turismos. Por este motivo, Ancove recuerda al Gobierno la necesidad de establecer un plan que ayude a retirar de la calles estos vehículos de más edad.

Para ello, la entidad señala que “sería imprescindible un programa de achatarramiento centrado en los vehículos de más de diez años. Sin embargo, una gran mayoría de los propietarios de estas unidades más viejas no pueden afrontar la compra de un vehículo nuevo, por lo que se debería plantear un plan de achatarramiento que fomente la sustitución de los vehículos más viejos, superiores a diez años, por otros usados entre tres y siete años. Así, se incentivaría también a los propietarios de los vehículos a sustituir sus coches sin esperar a que estén tan viejos”.