Uno de cada cuatro conductores no revisará su coche antes de salir de viaje este puente. Así lo apunta el último estudio elaborado por el comparador de seguros de coche Acierto.com, en el que pone de manifiesto que las mujeres son más precavidas, ya que sólo el 22% reconoce que no prepara adecuadamente su coche antes de emprender sus vacaciones o de realizar un desplazamiento largo. El porcentaje asciende hasta el 27% en el caso de los hombres.

Este comportamiento se debe a la falta de tiempo según el 26,4% de los encuestados, mientras que el 19% argumentó que resulta demasiado caro, y el resto alegó otras razones. En cuanto a las revisiones estipuladas por el fabricante, hasta dos de cada cinco españoles admiten no pasarlas, y casi la mitad de ellos sólo lo haría si detectara un problema, mientras que el 18% ignora cuándo realizarlas.

Por su parte, casi el 60% de los automovilistas afirma que tampoco cambia sus neumáticos a tiempo: el 46,2% lo hace después de recorrer con ellos más de 50.000 kilómetros, y el 11,7% tras superar los 65.000. Los expertos recomiendan hacerlo alrededor de los 40.000 kilómetros y la legislación actual permite una profundidad de dibujo mínima de 1,6 milímetros.

Lo más conveniente es cambiar los neumáticos antes de que lleguen a esta cifra, cuando el dibujo alcanza los tres milímetros de profundidad, principalmente porque con ello reduciremos las posibilidades de sufrir aquaplanning. Desde la Comisión de Fabricantes de Neumáticos (CFNCC) también recomiendan comprobar si los neumáticos tienen la presión adecuada al menos una vez al mes, en frío, y especialmente si vamos a emprender un largo viaje.

Por otro lado, la investigación de Acierto.com indica que el 55% de los coches que circulan por las carreteras españolas superan los 100.000 kilómetros y tienen una edad media de 14 años. Los datos de la DGT, que sitúan en los 13,6 años la antigüedad media de los automóviles que se vieron envueltos en accidentes mortales en 2016.

Englobando todos los siniestros, la CFNCC señala que el 61% de los que se producen en vehículos que superan los diez años están relacionados con el desgaste excesivo de los neumáticos; y que en torno al 23% se traducen en un reventón o en la pérdida de una rueda durante la marcha.