El investigador y economista Djamel Rahmani acaba de publicar una tesis doctoral sobre vehículos y combustibles alternativos que sido calificada como 'cum laude' por el tribunal calificador, informa El Correo Gallego. El autor ha concluido que no basta sólo con políticas de incentivos como el PIVE, que apenas supone una ayuda de unos 1.500 euros por la compra de turismos. “En un país como Francia hay planes que abonan hasta 10.000 euros por enviar a desguace un vehículo diesel si se adquiere un coche híbrido”, explica.

Rahmani también detalla en su tesis que es evidente que, a corto-medio plazo, los vehículos convencionales de gasoil o gasolina perderán peso, dejando paso a nuevos turismos más responsables con el medio ambiente. “Solo hay que ver las medidas de control del tráfico en las grandes ciudades como Madrid o Londres. Es un síntoma”.

Para realizar este trabajo, el investigador trabajó con unas muestra de 1.016 conductores españoles. “Vimos dos grupos claramente diferenciados: personas que están dispuestas a adquirir un turismo no contaminante por motivos medioambientales, entorno al 43% (principalmente mujeres), y otros que lo harían por una cuestión de imagen, de mejorar su presencia social, que es un 9% (personas con un alto nivel de ingresos). Después habría otros grupos en menor medida influenciados por los precios, las oportunidades o que, sencillamente, les resulte indiferente”.

Por otro lado, el economista comprobó durante la investigación que muchas personas no sabían lo que era un coche eléctrico y los tipos de híbridos. “El 17% confunde eléctricos e híbridos. Obviamente, no hay una información clara de lo que es”. Por eso cree que la autoridades deben hacer mucho más para impulsar este sector y hacer campañas efectivas. “Hay investigaciones que certifican que cuanto más visibilidad tiene un coche en las carreteras, más se incentiva sus opciones de compra”.

En opinión de Rahmani, tarde o temprano coparán el mercado. “Los precios de coche híbrido son competitivos, actualmente no supone un desembolso exagerado, pero a medio plazo serán el paso transitorio hacia un modelo coche que abandone el petróleo y energías contaminantes como medio de combustible”.

La tesis, titulada 'Assesing drivers' preferences for hybrid vehicles via discrete choice experiments', fue dirigida por la profesora María Loureiro. El tribunal estuvo formado por Azucena Gracia (CITA-Aragón), Melina Barrio (Universidade de Alcalá) e Jacobo Feás (USC).