No hay pesimismo entre los talleres catalanes a pesar de la incertidumbre con respecto a los cambios tecnológicos en el sector y la situación política. Así al menos lo muestran los resultados de la encuesta realizada por la Unión de Empresarios de Automoción de Cataluña, asociación de talleres integrada en Conepa, en la que han participado 200 talleres catalanes de reparación y mantenimiento de vehículos.

Según las conclusiones, el 65% de sus asociados se plantea contratar nuevo personal y hasta un 45% manifiesta interés en ampliar su negocio. Uno de cada tres talleres encuestados creció en actividad (operaciones realizadas) y facturación en 2017, aunque sólo un 40% incrementó su precio/hora durante el mismo periodo.

También destaca que el 76% opina que lo que cobra por su hora de trabajo es una cifra adecuada en el mercado en el que compite. El 35% admite, además, tener algún problema de morosidad.

Por otro lado, los talleres catalanes cumplen bien sus obligaciones y están convencidos de que estar más cerca de su cliente les favorece. De acuerdo a la encuesta, el 90% de sus clientes les solicita presupuesto antes de la reparación, mientras que el 59% de los encuestados tiene a disposición de los automovilistas coches de sustitución y el 85% ofrece la posibilidad de llevar los vehículos a la ITV.

En cuanto al uso de nuevas tecnologías, el 80% de los participantes en la encuesta usa WhatsApp o SMS para comunicarse con sus clientes, y un 62% participa en redes sociales.