El fuerte envejecimiento del parque automovilístico de Andalucía se acrecentará en los próximos años, llegando a su punto más preocupante en 2020, cuando el 62% de los coches que circulen por la región tengan más de diez años de antigüedad. Estos datos han sido presentados durante la VI Jornada de Automoción de Andalucía, organizada, el 13 de junio, por Faconauto, Fecoan y Fedeme, con la colaboración de CaixaBank Consumer Finance.

Las patronales organizadoras de este foro, que ha reunido a cerca de 100 empresarios del sector de la distribución y la reparación de vehículos de Andalucía, han recordado la necesidad que hay en España de abordar una renovación intensiva del parque para frenar las implicaciones negativas que su envejecimiento tiene sobre la calidad del aire o sobre la seguridad vial.

Por ello, consideran clave e imprescindible que el Gobierno sea más ambicioso, tanto en el presupuesto como en la duración y la intensidad de dicha renovación, apostando por una fiscalidad que propicie la circulación de vehículos más exigentes medioambientalmente y por nuevas tecnologías de movilidad.

En el transcurso de la jornada también se ha presentado una previsión de cómo evolucionarán las matriculaciones de vehículos en Andalucía, que ya están dando señales de debilidad. Según datos de la consultora MSI, los andaluces comprarán algo más de 135.000 coches nuevos en 2017, lo que supondrá un 6% más que el año pasado; sin embargo, esta tendencia acabará en 2018, cuando las matriculaciones caigan un 1%, hasta contabilizar algo más de 134.000 unidades.

En cuanto al mercado de vehículos usados (incluyendo comerciales), el mercado andaluz contabilizará cuando unas 399.000 transferencias este año, lo que supone un crecimiento del 9% en comparación con las cifras de 2016. En 2018 esta evolución seguirá siendo positiva, con cerca de 424.000 ventas, lo que significaría un 6% de incremento. Por su parte, el precio medio del vehículo usado transferido en Andalucía es de 12.406 euros, y destaca en esta estadística, según coches.net, el peso que tiene el diésel, elegido por el 73% de los andaluces que se compran un coche usado.

Por último, y en cuanto al empleo, los concesionarios andaluces cerraron 2016 con 15.856 puestos de trabajo, después de haber generado 1.850 empleos, un 11% más que en 2015. En cuanto a la facturación, el sector de la región contabilizó 2.100 millones de euros, lo que supuso un 6% más que el resultado obtenido un año antes. Este buen dato se debe, sobre todo, al crecimiento en las matriculaciones, lo cual no ha sido suficiente para cerrar el año con una rentabilidad satisfactoria, ya que sólo obtuvieron un rendimiento del 1,7% de lo que facturaron.