El 71% de los consumidores cree que los coches autónomos conducirán mejor que los humanos o superarán las capacidades humanas en 2029, según la encuesta global realizada por Ansys para medir la percepción global de los consumidores de vehículo autónomo y comprender mejor las expectativas que tienen sobre su futuro.

El Informe Global del Vehículo autónomo de Ansys destaca que el 83% de los japoneses encuestados cree que los automóviles autónomos serán mejores conductores que los humanos en una década y el 38%, que ya lo son, porcentajes que superan el promedio mundial. Por su parte, el 77% de los encuestados a nivel global se sentiría cómodo viajando en un automóvil autónomo a lo largo de su vida.

Según la encuesta, el 87% de los jóvenes de 18 a 24 años y el 88% de los jóvenes de 25 a 34 años declararon sentirse cómodos usando coches autónomos a lo largo de su vida. Sin embargo, el 43% de los mayores de 65 años dijo que nunca viajarían en un automóvil autónomo.

Cuando se les preguntó a los encuestados su principal preocupación a la hora de viajar en automóviles y aviones autónomos, en torno al 59% y 65% de ellos dijeron que los fallos tecnológicos son su principal inquietud.

El 24% de los encuestados cree que las empresas de automóviles de lujo ofrecerían una experiencia de conducción autónoma más segura, seguidas de las empresas de tecnología que algún día podrían ofrecer un automóvil autónomo (20%). Por último, las marcas no lujosas (16%) son las que menos confianza reciben por parte de los consumidores.

"La conducción autónoma ha sido un sueño de ingenieros y viajeros desde la década de 1950, pero el hardware y el software necesarios para que fuese una realidad práctica solo han alcanzado un nivel de madurez lo suficientemente avanzados en los últimos diez años”, señala Sam Abuelsamid, el principal analista de investigación de Navigant Research. "Para que la conducción autónoma se convierta en una realidad comercial en la que las personas confían para un transporte seguro, los consumidores deberán estar convencidos de que los algoritmos pueden conducir de manera más segura que los humanos. Eso requerirá grandes cantidades de pruebas de simulación para aumentar la evaluación a cientos de millones de millas en carreteras del mundo real".

Los coches autónomos requieren miles de millones de kilómetros de pruebas en carretera en diversas condiciones de manejo para garantizar la seguridad del consumidor, lo cual es realmente difícil de lograr con pruebas exclusivamente físicas. La simulación reduce en gran medida la necesidad de pruebas físicas en carretera y es la única forma en que los ingenieros pueden hacer pruebas con miles de escenarios de viaje de forma rápida y ágil, para así poder maximizar el rendimiento de los sensores y los algoritmos de percepción para garantizar la seguridad del vehículo. Con el objetivo de ayudar a los fabricantes a satisfacer estos requisitos, Ansys ha lanzado este año Ansys Autonomy, un software que ofrece una capacidad rentable para desarrollar rápidamente sistemas de vehículos autónomos.