En el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia remitido recientemente a Bruselas, el Gobierno contempla que España cuente con un parque de vehículos eléctricos ligeros, pesados y de autobuses impulsados con hidrógeno de cerca de 8.000 unidades para el año 2030, informa Faconauto.

En la “Hoja de Ruta del hidrógeno”, presentada en octubre de 2020, se contempla que para el citado año circulen por las carreteras españolas al menos entre 5.000 y 7.500 de la categoría ligeros y pesados, así como entre 150 y 200 autobuses de pila de combustible de hidrógeno renovable.

Para cumplir con este objetivo, el Gobierno planea movilizar inversiones por importe de 1.555 millones de euros orientadas a medidas de apoyo a las pequeñas y medianas empresas, o centros tecnológicos. Además, se contemplan incentivos a la investigación sectorial, la que concentra parcialmente la producción, la transformación y el consumo a gran escala.

Asimismo, esta inversión permitirá impulsar el desarrollo de proyectos pioneros, aunque también buscará la integración de la cadena de valor nacional en la cadena de valor comunitaria, todo ello dentro del objetivo global de cero emisiones en 2050.

De este modo, la hoja de ruta contempla diferentes medidas que servirán para lograr la meta de disponer de 4 gigavatios de potencia instalada en España de electrolizadores. Otro objetivo es lograr una contribución mínima del hidrógeno renovable del 25% del total del consumido en todas las industrias consumidoras, tanto como fuente energética como materia prima.