La Asociación Española de Renting de Vehículos (AER) ha presentado los datos completos (parque, clientes, matriculaciones) de la evolución del renting en nuestro país en 2020. En total, el parque de vehículos de renting alcanzó los 743.388 vehículos el año pasado, lo que supone un incremento del 4,46% sobre 2019.

El sector ha sumado 30.240 nuevos clientes, un 15,77% más, lo que eleva el número total a 221.936. Las personas físicas (autónomos y particulares) siguen siendo los que más impulsan el crecimiento del renting tanto en parque como en número de clientes, aportando 24.288 vehículos más y 23.188 clientes. Esto supone que este segmento de clientes ya supone el 15% del total de vehículos del parque del renting y el 48,21% de los clientes.

Las pequeñas empresas (con hasta cuatro vehículos) aumentan su parque en renting en 16.479 unidades y sus clientes, en 7.143. Las empresas medianas se mantienen con un incremento de 2.917 unidades y 53 clientes menos. De su lado, la gran empresa redujo su parque un 3,47% como consecuencia, principalmente, de la reducción de actividad de las empresas de rent a car.

En cuanto a las matriculaciones, se registraron 209.272 unidades en 2020, lo que supone una caída del 30,91% en relación con el cierre de 2019. El peso del renting en el total de matriculaciones en España se sitúa en un 20,35%, frente al 20,22% que acaparaba en 2019.

Por otro lado, la facturación del sector en el periodo analizado alcanza los 5.964,63 millones de euros, un 5,53% menos que en 2019. Según los datos de AER, las causas principales de esta reducción se encuentran en la incidencia que el Covid-19 con su confinamiento y posterior reducción de la actividad han tenido en la moratoria en los pagos y las ampliaciones de contratos, que han sido algunas de las medidas de flexibilidad que han adoptado las diferentes compañías para dar respuesta a las necesidades de sus clientes. Además, se ha reducido la venta de vehículos de segunda mano porque las compañías disponen de menos coches usados, debido a la extensión de los contratos.

Respecto a la inversión en compra de vehículos, ésta se sitúa en 4.356,10 millones de euros, un 26,74% menos que en 2019. Este menor descenso que en las unidades matriculadas se justifica por el necesario esfuerzo económico para adquirir vehículos dotados de energía alternativas.