La bajada de las matriculaciones continuada en el tiempo ha provocado cierta incertidumbre en el sector de la automoción, lo que se une la falta de un Gobierno estable y ciertos vaivenes en las declaraciones políticas. A pesar de ello, la industria española de automóviles crecerá en 2019 un 3,7%, según el estudio “La reinvención del automóvil” elaborado por EAE Business School.

Además de prever este crecimiento en los próximos años, el informe alaba la fortaleza de esta industria a nivel internacional. España ocupa el segundo puesto entre los países productores, sólo por detrás de Alemania, mientras que en el global de la producción mundial nuestro país es el octavo país productor, con una cuota del 2,7%, informa la web de Faconauto.

“Hablamos de un sector robusto y reconocido, tanto por la calidad de los productos como por la competitividad de sus costes y, por tanto, de sus precios”, explica Eduardo Irastroza profesor de EAE. Como clave para mantener ese buen posicionamiento del sector, el estudio destaca el no quedarse fuera de los procesos de producción basados en nuevas fórmulas de consumo energético: híbridos y eléctricos. Para ello, resulta esencial el apoyo desde las Administraciones Públicas.

Por otro lado, los datos de EAE muestran que en 2018 el 8% de las matriculaciones totales correspondió a vehículos SEAT, seguida por la marca Volkswagen, con un 7,7%, y Peugeot, con un 7,6%.

Con respecto al vehículo eléctrico, el informe señala que el crecimiento de este tipo de modalidad de movilidad sigue siendo “modesto”, ya que en 2018 sólo ocupó el 0,8% del total de las matriculaciones. Las principales razones por las que el avance del vehículo eléctrico es lento son por kilómetro por carga en un 57% de los casos, el precio en un 54% y la falta de puntos de carga en un 40%.