Además del barómetro Arval Mobility Observatory 2019, el Estudio de Tendencias de Movilidad Corporativa supone una visión completa del sector. Estas son sus principales conclusiones y tendencias.

  • La empresa crece más que el particular. El mercado del automóvil volvió a incrementar su cifra de ventas después de un ejercicio más positivo de lo que los grandes fabricantes preveían, pese a la debilidad de la demanda y la entrada en vigor de los nuevos test de emisiones WLTP. Las matriculaciones de vehículos nuevos se situaron por encima del millón y medio de unidades (1.535.965) y aunque la previsión apunta a un ligero descenso de matriculaciones, éstas seguirán estando próximas a este número de unidades.

El canal particular creció un 3,8% en comparación con el año 2017, situándose en 740.514 unidades matriculadas; sin embargo, el canal empresa es el que más notable crecimiento presenta con un 13.2% situándose en 531.844 unidades. La previsión que se presenta en ambos canales es inversa: mientras que los particulares disminuyen hasta situarse en 649.939 unidades en 2021, el canal empresa presenta una previsión positiva en los próximos años, llegando a las 567.745 unidades matriculadas.

  • El parque español, cada vez más envejecido. El parque español experimentó un crecimiento del 2,7% superando los 27 millones de unidades. La antigüedad de los vehículos que circulan por las carreteras españolas volvió a crecer y los coches con más de una década de vida ya superan el 62% del total, mientras que otro 13% suma más de siete años. En lo que se refiere al renting, su parque está compuesto de las unidades más modernas, ya que el 53% tiene menos de dos años y más del 82% no supera los cuatro años de uso.
  • Las etiquetas ECO y CERO casi doblan su presencia en el parque español, pero siguen pesando poco. Las restricciones para circular y/o aparcar por determinadas zonas de algunas de las principales ciudades españolas y la mayor concienciación medioambiental de la población mantienen la reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera, aunque la antigüedad del parque impide que progrese con mayor rapidez.

El 69,43% de los vehículos que circulan por las carreteras españolas se encuadra en las categorías que mayor número de emisiones emite, por lo que los que cuentan con el distintivo medioambiental C, CERO o ECO (los más ecológicos) no alcanzan un tercio del total, aunque han aumentado en el último ejercicio, estas dos últimas prácticamente duplicando su presencia.

  • El renting dobla sus matriculaciones con respecto a 2014. Las matriculaciones de renting en 2018 rozaron las 190.000 matriculaciones, lo que supone un incremento de algo más del 100% con respecto a 2014, y de un 13,6% con respecto al ejercicio anterior. El renting sigue creciendo, aunque moderando su ascenso, y las previsiones apuntan a mantener la misma tónica.
  • Vehículos usados. Rozando los 2,5 millones de transferencias y crecimiento de ventas en vehículos de menos de cinco años. La tendencia creciente experimentada en los últimos años por el mercado de vehículos de ocasión se consolidó en 2018, al llegar a los 2.439.691 unidades totales, de las cuales, más de 2,1 millones fueron turismos, y se convirtió en la primera opción de compra para los consumidores españoles, con especial incidencia en las transacciones de las unidades más modernas en detrimento de los vehículos más antiguos.

El segmento que más creció en transferencias fue el de los vehículos con menos de cinco años de vida, que alcanzaron el 28,3% del total, más de tres puntos porcentuales de ascenso, mientras que la banda intermedia, los que suman entre seis y diez años, volvió a ceder cuota. La ratio anual del VO vs VN (vehículo nuevo) en el segmento de turismos se mantuvo en 2018 en el mismo valor (1,6) que en los tres años anteriores. Las previsiones apuntan hacia una evaluación interanual positiva en este ratio a partir del presente ejercicio.

El análisis en función del tipo de combustible utilizado vuelve a situar a los turismos diésel con una importante ventaja en las preferencias frente a los de gasolina, pese a las restricciones anunciadas e implantadas por diferentes administraciones.

  • La caída del diésel se acelera en España. Las matriculaciones de vehículos diésel disminuyen un 11% con respecto al año pasado, pasando de 782.731 unidades a 667.111, mientras que el efecto contrario impacta en los vehículos de gasolina ya que incrementan casi un 9%, pasando de 581.526 a 756.127. La cuota de matriculaciones de vehículo nuevo se invierte en referencia al ejercicio anterior, ya que ganan los de gasolina con un 49.2% (56% en caso de turismos) y de un 43.4% los de diésel (36% contando solo los turismos).

Actualmente, el parque según tipo de combustible se reparte con un 64,7% de vehículos diésel y un 34% de vehículos gasolina, lo que quiere decir que los diésel han disminuido un 1,2% con respecto al año anterior, por lo que los gasolina han crecido casi un punto porcentual, pasa del 32,2% al 34%.

  • Crecen las emisiones de CO2 a la atmósfera. Como consecuencia de la caída de la matriculación de vehículos diésel, las emisiones de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera ha aumentado hasta situarse 117 gramos por kilómetro, casi un 2% más que en 2017, además entre los vehículos renting se aprecia una subida de 2,7%, situándose en 113 gramos por kilómetro, cuando en el ejercicio anterior estaba por debajo de los 110. El canal empresa es el que mayor crecimiento presenta, un 3,5%, situándose en 117 gramos por kilómetro.