En el primer trimestre de 2018, el 37,9% de todos los turismos nuevos en la UE funcionaba con diésel, mientras que los de gasolina representaron el 55,5% del mercado. Por su parte, los vehículos de propulsión alternativa representaron el 6,5% de las ventas de automóviles de la UE en el primer trimestre de 2018 y los de carga eléctrica constituyeron el 1,7% del total de ventas, según datos de ACEA.

Los registros de los vehículos diésel totalizaron 1.574.333 unidades en el primer trimestre del año, un 17% menos que en el mismo periodo de 2017. Este descenso fue compensado en gran parte por un aumento en las ventas de nuevos vehículos de gasolina, que creció un 14,6% de enero a marzo alcanzando las 2.303.129 unidades.

Por otro lado, la demanda en la UE para los vehículos de propulsión alternativa creció un 26,9%. Los registros de vehículos eléctricos a batería (34,3%) y los híbridos enchufables (60,2%) representaron el crecimiento más fuerte: un total de 69.898 vehículos eléctricamente cargables (ECV), lo que supone un 47% en este primer trimestre.

Al mismo tiempo, un total de 139.556 vehículos eléctricos híbridos (HEV) fueron vendidos en la UE, un 25,7% más que en el primer trimestre de 2017. El mercado de GNV, GLP y coches E85 también comenzaron el año con fuerza, con una demanda que aumentó en un 12%.

En comparación con hace un año, Alemania ha visto el mayor aumento en las ventas de vehículos con propulsión alternativa (73,4%), seguido de España (53,4%) y Francia (15,3%). La demanda también continuó creciendo en el Reino Unido (9,8%) e Italia (9%), aunque a un ritmo más moderado.