Los talleres mantienen en 2017 la tónica positiva que recuperaron en 2016, en tanto las reparaciones crecieron en el primer semestre un 2%, según datos de Solera, que están en consonancia con el cierre del año pasado, que fue del 1,4%, por lo que la estabilidad se confirma en el sector de la posventa.

El principal impulsor de este crecimiento son los coches más viejos. Así, los de edades de entre 11 y 15 años crecieron un 8,6%, mientras que los de más 15 llegaron hasta el 13,3% de incremento. Esta mejora viene motivada por el aumento de kilómetros recorridos por estos vehículos y, si bien son los que menos recorren dentro del parque automovilístico, pasan ya menos tiempo parados. De acuerdo a Solera, este cambio se debe a la mejora de la actividad económica y los datos de empleo, que baja de los cuatro millones de parados por vez primera desde 2008 (datos EPA).

Por su parte, los vehículos de seis a diez años registraron una caída de las reparaciones de cerca del 13% en los seis primeros meses de 2017. Esto se explica, según Solera, por su pérdida paulatina de protagonismo en el parque, ya que actualmente suponen el 23% de los coches en circulación, pero está previsto que para 2021 se reduzcan hasta ser apenas un 15%.

En cuanto a los coches más nuevos, los de hasta cinco años, crecieron en reparaciones un 0,9% en el primer semestre. En estos vehículos no influye la caída del desempleo, ya que coche nuevo se asocia a persona con trabajo y no actúa como acicate para generar más negocio al taller.

Según el responsable de Mercado de Posventa de Solera España, José Luis Gata, “si bien esperamos un año plano para los talleres en cuanto a reparaciones, si las mejoras económicas se asientan en los hogares y en las rentas medias y bajas, nos podemos encontrar con que el coche tradicionalmente menos rentable, el de más de diez años, sea por sorpresa el gran animador de la actividad del taller y crezcamos por encima de lo esperado inicialmente”.

Además, ya no hay planes de incentivo de compra como el PIVE y las matriculaciones se encuentran estables; de hecho, se prevé un incremento para este año del 1,2%, por lo que la mejora de ventas de vehículos nuevos ya no es un 'driver' de crecimiento para la posventa.