Las transferencias de turismos y todoterrenos usados crecieron un 10% en 2017 respecto a las cifras obtenidas en 2016, hasta situarse en las 1.964.277 unidades, según datos de la consultora MSI para Faconauto. El protagonismo del mercado nacional de coches usados ha recaído especialmente en los modelos de hasta tres años, cuyas transferencias han cerrado 2017 con un importante incremento del 21%, hasta las 366.583 unidades.

Este tramo de edad se ha visto favorecido porque ha habido un sobrestock de coches “jóvenes” procedentes de automatriculaciones de los concesionarios y también del canal de empresas alquiladoras, lo que ha coincidido con un aumento de la demanda por parte de los compradores, que buscan adquirir esos coches a un precio más bajo.

En paralelo, en 2017 ha seguido aumentado la edad media de los coches transferidos, que ya rozan los doce años, debido a que los modelos con más de diez años siguen en el circuito y han acaparado, un año más, casi el 60% de todas las ventas de usados, hasta alcanzar 1.163.591 unidades, un 15% más.

Otro dato destacado, según Faconauto, es que las ventas de usados procedentes de los concesionarios se incrementaron un 17,7% en 2017, suponiendo además el 20% del total. Por su parte, los compraventa sumaron 293.401 transferencias (6,6%) ; el canal de “rent a car”, un total de 162.451 ventas (15,1%); y de empresas de renting, 78.617 (-3,7%). Finalmente, las operaciones entre particulares supusieron el 52% del mercado, al contabilizar 1.021.058 operaciones (10,7%).

De cara a 2018, la patronal espera que el mercado de ocasión mantenga su línea ascendente de los últimos ejercicios, previendo un repunte de las transferencias del 9%, lo que supondría superar 2,1 millones de unidades. Serán los coches de hasta cinco años, los vendidos por los concesionarios, los que impulsarán los resultados.

“El mercado nacional de coches usados, como está ocurriendo con el de nuevos, parece haber alcanzado su techo por el momento. Por ello, en 2018 no se esperan grandes cambios ni un fuerte incremento de las transferencias, salvo en las ventas que hacen los concesionarios, principalmente de modelos de hasta cinco años, que sí experimentarán importantes repuntes”, afirma Raúl Morales, director de Comunicación de Faconauto, para añadir que, al mismo tiempo, “este año nos seguirá preocupando que más del 60% de los coches usados comercializados tengan más de diez años, lo que quiere decir que la edad media del parque, lejos de disminuir, aumentará”.

Por comunidades autónomas, todas acabaron el año en positivo, salvo Ceuta, que cayó un 1,7%. Por el contrario, las ventas subieron más en Castilla-La Mancha (21,3%), seguida por Navarra (12%), Comunidad de Madrid (11,3%), Canarias (11%), Extremadura (10,8%), Extremadura (10,7%) y Andalucía (10,4%). Por debajo de los dos dígitos se quedaron Comunidad Valenciana (9,7%) y Murcia (9,2%), Cantabria (8,6%), País Vasco (7,6%), Baleares (7,3%), Aragón (6,8%), Castilla y León (6,3%), Galicia (6,2%), Asturias (6,5%), La Rioja (4,8%) y Melilla (3,1%).